ARTÍCULO: BALONCESTO FUENLABRADA Y SU CAMBIO DE CARA

ARTÍCULO: BALONCESTO FUENLABRADA Y SU CAMBIO DE CARA

Antonio Rodríguez

Sufrieron una clara derrota en la visita al Palacio de los Deportes frente a Tuenti Móvil Estudiantes (86-66), que suena a correctivo. Lo cierto es que perder el norte en el último cuarto, no empaña para nada las buenas semanas que está disfrutando el Baloncesto Fuenlabrada en este rush final por la Liga Endesa. A dos victorias de distancia de los puestos de descenso, la llegada de Luis Casimiro parece haber dado otro aire a los jugadores y otro gesto en la cara a los siempre fieles aficionados de la ciudad madrileña. Aficionados, a propósito, que a pesar de los tiempos de crisis que hoy corren, siguen siendo fijos a su cita en apoyo por el equipo, aunque estos no sean los años en los que se aspiraba o se lograba incluso jugar playoff. Pero uno tiene su corazoncito y se debe al equipo del alma en su cita quincenal por el pabellón Fernando Martín.

Luis Casimiro está revitalizando esta plantilla, asegurando que haya para empezar, varias piezas dentro del puzzle con el que cuenta, que anoten. Ya no es una cuestión de echar sobre los lomos de Andy Panko la carga anotadora (máximo de la Liga Endesa, con 18 puntos de media), sino que se busca mayor reparto. Y en los pocos partidos que aún lleva dirigiendo el entrenador manchego (4 en concreto), se notan ciertas pinceladas de reparto en tal responsabilidad, asumir que cada uno puede hacer mucho daño.

Parece tener claro que debe haber cuatro jugadores en cada partido que superen los dobles dígitos en puntos, que sean al menos cuatro los focos y referentes permanentes en anotación. Y si no hubiese sido por los problemas que tuvo de cara a canasta Andy Panko en el último partido mencionado ante Tuenti Móvil Estudiantes (7 puntos), lo habría logrado en todos los enfrentamientos dirigidos por Casimiro. Se suelen tener siempre una base de 3 jugadores por encima de los 10 puntos, pero Baloncesto Fuenlabrada busca por un lado, el reparto y la peligrosidad de varios y por otro, así se incrementa la anotación colectiva del equipo. Antes de este domingo bastante infausto, Fuenlabrada promediaba 81 puntos, casi 5 puntos más que el anterior promedio del equipo, 76.1.

Andy Panko, Carlos Cabezas y James Feldeine, parecen ser referentes casi fijos en este club de los +10. Se pueden ir añadiendo Marcus Arnold, Eloy Vargas o en una ocasión, Javi Vega o Dani Pérez, para formar el cuarteto ya mencionado. El base malagueño, por ejemplo, está asumiendo más protagonismo de cara a canasta, con 10.2 puntos en este último mes de Marzo bajo las órdenes de Casimiro, por un 7.3 que tenía de promedio.

Pero quizás el jugador que mayor progresión ha ido evidenciando ha sido Eloy Vargas. El pívot dominicano ha podido disfrutar de más minutos con la llegada del nuevo entrenador (19 de promedio sobre los 13 anteriores), para conseguir una anotación sólida de 9.8 puntos (frente a los 3.4 anteriores) y ayudando bajo tableros con 5.5 rebotes (por los 2.9 en los 14 partidos previos). Se lo nota más seguro y confiado, ayudando además en la faceta reboteadora, que fue un dolor de cabeza durante muchas jornadas entre los fuenlabreños. Tan sólo falta que nos muestre la excelente muñeca que posee, excelente tirador exterior en posiciones abiertas.

Como todos los equipos de la Liga Endesa, exceptuando los grandes, nadie está al margen de una mala actuación. Fuenlabrada la tuvo la última jornada. Y creemos que, curiosamente, esta es la semana para hablar sobre ellos, puesto que la dinámica que están tomando está siendo muy positiva para contar con 9 victorias a estas alturas de competición. Siempre existe esta dinámica que los 6 ó 7 equipos de la parte baja de la clasificación, toman resuello y pegan un sprint final para olvidarse de quebraderos de cabeza en las jornadas finales. Y también es cierto que a un par de ellos, les pilla de sorpresa y se quedan rezagados. Veremos quienes son los “premiados”. Lo que sí es cierto es que Fuenlabrada ha sido el equipo que vuelve a ilusionar en sus gradas. Y con números y motivos.