EL EQUIPO DE LA SEMANA: FIATC JOVENTUT

EL EQUIPO DE LA SEMANA: FIATC JOVENTUT

Antonio Rodríguez

Ya venía avisando el FIATC Joventut con actuaciones muy brillantes, que era capaz de ganar en pistas como el Martín Carpena. También es cierto que tras los paupérrimos 18 puntos al descanso de los badaloneses, pocos eran los que pensarían tener ciertas posibilidades de asaltar el fortín malagueño. Pues lo hicieron. Mezcla de buena defensa como muestra del cambio de actitud, mezcla de cierta relajación de Unicaja tras el descanso, el caso es que un triple de Ryan Toolson y una canasta de Fran Vázquez, fueron el bagaje de los hombres de Joan Plaza en los 6 siguientes minutos tras la reanudación. Ni más tiros libres, ni más canastas, más que esos 5 puntitos, mientras que con un mate de John Shurna, la Penya lograba 13 en el mismo periplo y lo que era más importante, poder competir el partido: 39-31.

A partir de ahí, donde Unicaja daba un paso, Joventut daba dos (44-46 al final del 3º cuarto), certificando ese parcial de 10-28 para encarar el último cuarto ya con ventaja. Con empate a 58, la suicida entrada del líder del equipo, Tariq Kirksay, en los últimos segundos, dio la victoria a los hombres de Salva Maldonado.

FIATC Joventut ha ido ganando poso conforme va pasando la temporada. El hecho de no ir acumulando una racha de victorias consecutivas como otros, le haya hecho ir a hurtadillas de cara al gran público, con esta mejoría. El tener el difícil calendario de enfrentarse en estos dos últimos meses al F.C. Barcelona, Valencia Basket, un Río Natura Monbus en racha o el Fernando Buesa Arena, cosechando derrotas en todos ellos, no nos ha dejado ver con claridad el grano, la semilla de este proyecto verdinegro. Su brillante remontada hace una semana en su pista ante el Gipuzkoa Basket en el último cuarto, lo enlazó con esta, más brillante si cabe, remontada en el Martín Carpena.

Como refrendó en Málaga, jugándose la pelota más caliente, Tariq Kirksay es el líder de este equipo (10.7 puntos, 4.6 rebotes y 2.7 asistencias de promedio), no solamente espiritual, sino también en la pista. Es el pegamento que une a todos. Y como tal, sabe dónde tiene que aportar según va transcurriendo el partido. Juega al poste cuando es necesario, anota triples y además, puede que sea el mejor “confidente” de Sitapha Savane cuando de jugar el pick & roll se trata. Claro que tiene capacidades para hacer todo eso. Por eso es Tariq Kirksay.

Guillem Vives ya sale menos e los debates. Claro, ya no es el efecto sorpresa de principios de temporada. Sin embargo, lo que siempre se busca de un novato, el segundo año de confirmación, él ya lo está dando en esta segunda mitad de competición en este su primer año de ser un tipo importante. Sin volverse loco, sin jugarse tiros que no debe ni forzar acciones que se le perdonarían por su juventud. Nada de eso. Sabe que tiene la enorme responsabilidad de tener la batuta en esta santa casa y casi con sordina, hace jugar. Sus 4.2 asistencias (9º en la clasificación individual de la Liga Endesa), muestran la sobriedad del “hacer jugar” como si tuviese el talante de un veterano.

Devoe Joseph ha tenido que asumir una transformación importante. El canadiense, aunque ya venía con un año de experiencia europea, siempre ha tenido el cartel de ser el máximo anotador y protagonista de los equipos en los que ha militado. Y aquí también lo es (13 puntos de promedio), pero con los matices que le ha debido inculcar Salva Maldonado. Es un jugador que necesita y tiene libertad en sus acciones. Pero ya no es el jugador ‘en busca del tiro fantasía’ que era a principios de competición. Asume que forma parte de un bloque y ahora está encajando, sin nunca olvidar que es un estilete importante al que no hay que coartar. Sus tiros tienen efectividad y mayor sensatez.

Sitapha Savane es la roca de todo. Es donde apoyarse y quien te da el músculo para que todo lo demás se ejercite bien. Y no buscamos el tópico de ser “el músculo del rebote, de la lucha bajo tableros”. No, hablamos de algo mucho más amplio. El que pueda disfrutar ahora de su mejor baloncesto, sin molestias ni problemas con lesiones, de encontrarse a gusto con su cuerpo y poder forzarle a hacer cosas, como en años anteriores, le hace influir en todos los aspectos del juego de sus compañeros. Hablamos de un pívot que en las 11 primeras jornadas tuvo un promedio de 6.5 puntos por partido y que en las últimas 13 jornadas subió sus números a 10.7 puntos. Que lo que eran 20 minutos en pista de promedio en las 7 primeras jornadas, ahora son 24 en estas últimas 7. Y así seguimos sumando sobre los anchos hombros de un jugador que hace mucho daño también en ataque, como en sus años de -más- mozalbete. Todo ello con la inestimable ayuda de Albert Miralles, Albert Ventura y Nacho Llovet bajo tableros.

John Shurna siempre ha sido el mismo. Hay días que sus tiros no le entran, ha días que hace verdaderos rotos. Es así e intenta ayudar en otras facetas. Pero el otro canadiense del equipo, Nick Cochran, sin llegar a ser prolífico anotador, sí que está ya sabe cómo utilizar los sistemas y se le ve con soltura, dando pases bastante eficientes con naturalidad y sin ningún corsé de responsabilidad.

Ya lo ven. Salva Maldonado ha seguido trabajando y ha visto paciencia a su alrededor. Incluso de una exigente -siempre- afición verdinegra, muy comprensiva esta campaña con este equipo, encantados de poder ver a los ‘chavales’, que este año lo son y mucho, todo este cúmulo es agradedecido, tanto como para estar en puestos de playoff en la actualidad, como para ganar en el Carpena y como para ser designado nuestro “Equipo de la semana”.