ARTÍCULO: MARIO HEZONJA Y SU EXPLOSIÓN CONTROLADA

ARTÍCULO: MARIO HEZONJA Y SU EXPLOSIÓN CONTROLADA

Antonio Rodríguez

Aproximadamente una hora antes del salto inicial, durante el calentamiento de los jugadores, un entrenador de la Liga Endesa me contaba sobre Mario Hezonja: “Es que es muy grande. Lo ves aquí en el calentamiento y ves que es un tío muy grande. Lo que pasa es que como hace esas cosas con el balón, nos da la sensación de ser más bajo”.

En el Palau Blau Grana fueron testigos de la exhibición de otro de sus hombres, que paradójicamente, también es de los que menos minutos disfruta en la plantilla del F.C. Barcelona. Si en los prolegómenos de tal partido, Jacob Pullen fue quien acaparó la atención con el reconocimiento a su récord de triples en la pasada jornada, según se iban desgranando los minutos en el electrónico del choque ante La Bruixa d’Or, parecía claro que esta jornada, el turno le tocaba a Mario Hezonja.

El -¿escolta? ¿alero? Me quedo con “jugador de baloncesto”- croata, en menos de 21 minutos, consiguió 26 puntos, sus 17 últimos en el último cuarto. Para los aficionados, digamos que de todos los colores. Para su entrenador Xavi Pascual, con la demostración por parte del chaval (no olvidemos que son 19 años recién cumpliditos), de determinación y mejor posicionamiento en el campo.

Como bien decía ese entrenador rival, verle en directo impresiona cómo es capaz de hacer esas cosas, de dominar así el balón, de tratarlo con esa familiaridad, de lanzar con esa suavidad a canasta. Y resulta que cuando se sitúa junto a los pívots rivales, por regla general, les saca un palmo en estatura. Mario Hezonja va logrando más minutos, más contacto con el parquet y con sus compañeros. Ya no es el chico que deambula buscando el hueco, la mejor posición de tiro para recibir y lanzar, porque se le acaban los pocos instantes de los que dispone. Ahora sigue fiel a los sistemas porque sabe que en ellos, tendrá su oportunidad. Su lección de fundamentos el pasado domingo fue tremendo. Además, tiene a bien haber mejorado de su tiro en suspensión, una faceta que en ocasiones le hacía fallar: la colocación de sus hombros en el momento del tiro ahora es perfecto, totalmente paralelos al suelo, cosa que en otras ocasiones, solía alzar más el hombro del brazo tirador, lo que tendía a tener un gesto más desequilibrado. Estamos ante un jugador que sus mejoras son apreciables durante una misma temporada.

Ni los 12 triples de Jacob Pullen ni los 26 puntos en 21 minutos de Hezonja quitan el sueño a su entrenador, Xavi Pascual. Es consciente que forman parte de una progresión prevista, sobre todo del jugador croata que tendrá muchas más oportunidades en el club de demostrar sus habilidades. Estas exhibiciones no le obligan a tener que garantizarles más minutos y más responsabilidad porque sí. Digamos que Pascual tiene claro que estas explosiones, son controladas. Asusta que las hagan jugadores de tal profundidad de rotación en el club azulgrana, pero que no hará variar sus planteamientos. Conoce del valor de sus pupilos, sabe que son capaces de jugar así en ocasiones y son pasos para cuando tenga que exigirles lo máximo en las fechas más comprometidas de la temporada, que empiezan a acercarse.

Para el aficionado queda el recuerdo de esos triples venidos por la inspiración, eso robo y ese mate, ¡ese “alley-oop” con mate de espaldas! al pase de Jacob Pullen, para disfrutar y para empezar a hacernos una ligera idea del jugador que tenemos delante, que sus mejores tardes están por llegar y eso, cuando hablamos de tipos como Mario Hezonja, es una verdadera bendición.