EL EQUIPO DE LA SEMANA: RÍO NATURA MONBUS

EL EQUIPO DE LA SEMANA: RÍO NATURA MONBUS

Antonio Rodríguez

Ya lo iba mereciendo el Río Natura Monbús entrar en esta etiqueta de ‘equipo de la semana’. Cinco victorias consecutivas así lo justificaban. Pero si son seis, si la sexta viene ante uno de los gallitos, el Herbalife Gran Canaria, si se produce en el Centro Insular de Deportes, ya es inexcusable.

Río Natura Monbus es un equipo que nos habla de dinámicas. Las ganadoras y las perdedoras, las de ‘ni somos tan buenos ahora, ni éramos tan malos antes’. El conjunto de Moncho Fernández, el de las seis victorias ‘in a row’, es en la actualidad, es un canto a la constancia y a la cautela. De los que juegan a partidas de cartas cada verano, porque cuando fichan con su corto presupuesto, ven sus cartas con buenos ojos, pero conscientes que hay otros jugadores como para no tener la certeza si la suya será una buena mano o no. Ellos trabajaron este año con demasiadas ‘inclemencias’, y un añadido de lesiones les hizo tener una desalentadora primera vuelta. Contrastado con el éxito de la pasada temporada, se tornaba más oscura aún. Las marchas de Nick Minnerath primero y Mike Muscala después, ya conocidas, menguaron enormemente las expectativas de un plantel que necesitaba tiempo. Algunas derrotas inesperadas desanimaban al entorno, que no al colectivo obradoirista, que ha seguido trabajando con fe. Y eso es seguro, porque si no, hubiese sido imposible concatenar estas seis victorias cuando más problemas han tenido.

El que hayan pasado 5 meses desde el inicio liguero, el mayor conocimiento entre unos y otros, hacen ubicar a los jugadores en el rol que les corresponde. Y así, se puede entender que un jugador como Rafa Luz pueda ofrecer el enorme nivel que está ofreciendo dirigiendo y a veces decidiendo, que Pavel Pumprla tenga una capacidad de compromiso tal que consiga 12 rebotes en el Centro Insular de Deportes (9 defensivos) como esos buenos pívots que valen tantos ceros en el mercado; que Kaspas Berzins tenga que acelerar su progresión a pasos urgentes y agigantados, que Mario Delas sea un estilete ofensivo como en sus años de junior y que en anotación, Alberto Corbacho vuelva a tener uno de esos días, con 4 triples en el primer cuarto (para un total de 7), encauzando la nueva y tan cacareada sexta victoria consecutiva.

Mayor integración, mayor compromiso. Algo así como lo que Jonah Hill le explicaba a Brad Pitt en “Moneyball”: el incremento reboteador de uno, deriva en la libertad en ofensiva y de anotación para otro, porque tiene los espacios que le pueda dar el tipo que mete triples. ¿Por qué es importante Pumprla? “Porque basea”. Perdón, porque rebotea. Todo se cristaliza en una especie de tetris donde las piezas encajan. Claro que para eso, había que aprender a tener destreza jugando. Y es lo que le ha sucedido al “Obra”.

Y no olvidemos su defensa. Al igual que vuelve locos a los rivales en ataque con los cortes jugados constantemente en la línea de fondo, “carretones” aprovechando bloqueos, del ‘ahora me abro, ahora me voy a la esquina’, en defensa realizan una labor parecida donde logran robar innumerables balones por esa actividad frenética en post, no solamente de cortar el pase, sino de interceptar el balón (tras Real Madrid y Valencia Basket, son el equipo que más recuperaciones consiguen). Una solidez muy a destacar también.

Eso sí, no nos engañemos, este equipo necesita refuerzos interiores. Es imposible mantener este ritmo de victorias con los pívots con los que cuentan en la actualidad, eso de ir “con lo puesto”. Pero es cierto que gran parte del deporte profesional, tras el trabajo que, como el valor en el ejército, ya se da por supuesto, hay mucho de mentalidad y de manera de afrontar los partidos. Si esto es así, el Real Madrid es el rival que espera este próximo fin de semana. Permanezcan en sintonía.