HACE 30 AÑOS…Cap.12: El viaje de Uliana Semenova (2ª parte).

HACE 30 AÑOS…Cap.12: El viaje de Uliana Semenova (2ª parte).

Antonio Rodríguez

Hoy toca continuar con la historia de Uliana Semenova. Aquí os presentamos la segunda parte de una historia apasionante que arrancaremos como cada semana con el diario de aquello que ocurrió hace ya 30 años. Disfruten.

 

-          Martes, 19 de enero. El RAM Joventut consigue su pase a semifinales de la Recopa de Europa, tras vencer al Hapoel Galil Elion en el Ausías March (101-83), viendo en los rivales, caras conocidas de nuestra liga: el espectacular Wayne Freeman, ex Peñas Recreativas de Huesca y Terry Martin, ex Clesa Ferrol, eran sus representantes americanos. El rival en tales semifinales, a partido de ida y vuelta, sería el Bayern Leverkusen.

-          Miércoles, 20 de enero. El desastre para los azulgranas. Tras dos esperanzadoras victorias en Copa de Europa, fueron ridiculizados en campo del Orthez (95-83) en el peor encuentro de los hombres de Aíto García Reneses en mucho tiempo. Llegaron a ir perdiendo por 20 (85-65), el estadounidense Howard Carter pareció Michael Jordan (32 puntos), mientras que la imagen del Barça este día podía estar ejemplificada en “Chicho” Sibilio, con su 0/6 en triples. Jugar en Orthez era terriblemente incómodo, pero esto fue demasiado. La derrota significaba que para estar en Final Four, con su récord de 2-5, tan sólo se podía perder uno de los 7 encuentros de la segunda vuelta.

-          Jueves, 21 de enero. El Bosco de la Coruña, equipo englobado en 1ª B con fuertes problemas económicos, encontró un avalista que puso 10 millones de pesetas para arrancar en la segunda fase de competición. Recordemos que los jugadores llevaban meses sin cobrar y que incluso los árbitros, se negaron a desplazarse a su pabellón, puesto que tampoco cobraban. Al menos, seguían en competición.

-          Por otra parte, en Copa de Europa, Aris Salónica vapuleó al vigente campeón, Phillips Milán (120-95), con 51 puntos nada menos, de Nikos Gallis. Los griegos, la gran sorpresa.

-          Viernes, 22 de enero. Leo Chaves se hacía cargo en la dirección del banquillo del Caja San Fernando, en 1ª B. Así finalizaba la poco prolífica trayectoria en Sevilla del ex seleccionador uruguayo, Ramón Echamendi.

-          Domingo, 24 de enero. Tras la jornada liguera, la Selección Española se concentra en Barcelona, para disputar la segunda y última ventana FIBA de esta temporada. El rival más peligroso del grupo, Italia, esperaba la visita de los jugadores de Antonio Díaz Miguel.

-          Miércoles, 27 de enero. La Selección Española parte para Trieste, con la convocatoria de estos 10 jugadores: Jordi Villacampa, “Chicho” Sibilio, Josep María Margall, Andrés Jiménez, Fernando Romay, Joan Creus (por la lesión de José Luis Llorente), Fernando Arcega, Nacho Solozábal, Ferrán Martínez y Juan Antonio San Epifanio.

Dos jóvenes promesas: Ferrán Martínez lanza en suspensión ante Stefano Rusconi

-          Jueves, 28 de enero. Floja actuación de la Selección Española, que cayó derrotada ante Italia (87-75). Desde los primeros compases por detrás en el marcador, Sandro Gamba siguió apostando por una escuadra joven bajo el liderazgo de Roberto Brunamonti (17 puntos, máximo anotador azzurro) y la eclosión del pívot de 2.10 y 19 años, Stefano Rusconi (14 puntos), superior en la 2ª mitad a nuestros pívots. Por España, Epi y Jiménez (ambos con 19 puntos) y poco más.

-          Viernes, 29 de enero. Aprovechando la enorme inquina hacia Boston Celtics en Detroit, los Pistons organizaron en su Silverdome de Pontiac un “adelanto” de lo que se encontrarían los célticos para los playoffs. Les vencieron 125-108, aunque la verdadera noticia fue que promocionando expresamente este partido, lograron congregar en el recinto 61.983 espectadores, lo que supuso el récord de espectadores en un partido NBA. Récord que se rompería una vez más tan sólo, en un partido de los Hawks en el Georgia Dome, ante los Bulls un 27 de marzo de 1998 (62.046).

-          Sábado 30 de enero. Con la reanudación de la liga (recordemos, que en esta segunda ventana FIBA, las ligas no se detendrían), el F.C. Barcelona venció en La Laguna al Cajacanarias (105-124) con la mejor actuación de Steve Trumbo como azulgrana (42 puntos y 20 rebotes).

-          Martes, 3 de febrero. Tim Shea fue despedido de su cargo y multado con 500.000 pesetas, como entrenador del Leche Río Breogán, en 1ª B. Shea, harto de la directiva, hizo declaraciones muy duras contra ellos tras el encuentro ante Valvi Girona, acusándoles de falta de profesionalidad.

-          Miércoles, 4 de febrero. En la nueva concentración de la Selección Española, esta vez llegaron a la ciudad de Zalaegerszeg para enfrentarse a la selección de Hungría y finalizar los encuentros internaciones por esta campaña. El atractivo sería el debut en el Equipo Nacional de José Biriukov, Josep Cargol y Joan Pagés.

-          Jueves, 5 de febrero. Cómodo trámite de la Selección, que venció a Hungría (84-100), con 28 puntos de Andrés Jiménez y otro que volvía tras muchísimos años en el Equipo Nacional, José Luis “Indio” Díaz (10 años concretamente), con 26 puntos, como máximos anotadores.

-          Viernes, 6 de febrero. Nuestros internacionales regresan, la mayoría a Barcelona, incluidos los jugadores del Real Madrid, puesto que todos tenían los ojos puestos en el primer Barça-Madrid liguero de esta temporada en la matinal del próximo domingo, sobre todo tras la disputa de la final de la Copa del Rey hacía poco más de un mes. Por otra parte, TVE prometieron una cobertura especial para el All Star Game de Chicago’88 en este fin de semana, donde en España lo veríamos por primera vez en directo. La expectación era máxima.

 

LA AVENTURA DE ULIANA SEMENOVA. CAPÍTULO 2

Un joven reportero Nacho Doria entrevistando a Uliana Semenova

“Aparte de todas las cualidades técnicas, Ula posee una cualidad física que destaca por encima de las demás jugadoras, incluidas selecciones nacionales. Es fundamentalmente, su fuerza muscular y una estupenda adaptabilidad al esfuerzo y al dolor” eran declaraciones de Felipe Gutiérrez, preparador físico del club. Adaptabilidad para el dolor era la inquietud en Getafe. Uliana Semenova sufre de problemas en el tobillo derecho y empieza a cojear ostensiblemente. El 24 de enero, ante Caixa Valencia, la idea era que no jugase, pero su equipo en el minuto 11 pierde por 16 puntos de diferencia. La necesitan. Salta a cancha, juega 28 minutos, anota 34 puntos, captura 13 rebotes y coloca dos tapones. Tintoretto saca el partido adelante (89-71) y ella es la reina y dominadora absoluta. Pero las dolencias se agravan.

Y empiezan a descubrirse oscuros pasajes de su pasado reciente. En su última temporada con el TTT Riga, apenas jugó encuentros de liga por sus problemas físicos y preferían reservarla para la competición continental. Confiesa que, efectivamente, uno de los problemas de su retraso en su llegada a Madrid fueron esas dolencias en el tobillo derecho. Se le infectó una herida y tuvo que ser hospitalizada durante tres semanas, hoy algo impensable en un deportista de élite. La recuperación -decían en la URSS- era total. Nada más lejos de la realidad.

En la siguiente jornada, ante el Valvi, no podía jugar. Ante la desesperación por perder el choque, Alfonso García, entrenador del equipo, le obliga a saltar a cancha en contra de la voluntad de la jugadora durante 8 minutos. No sirve de nada. Uliana apenas puede desplazarse, pierden 55-62 y se ven ostensibles muestras de enfado de la gigante letona hacia su técnico. La lesión toma un cariz de mayor gravedad de lo inicialmente pensado y el club, aprovechando que jugaban frente al Celta en Vigo, van a visitar al “bruxo”, José Luis Torrado, una eminencia en Galicia para este tipo de lesiones. Su ayudante, Senén Cortegoso hace un tan frío como cruel diagnóstico de ese tobillo: “dolor mecánico por inflamación, tobillos artrósicos con la bóveda plantar hundida (el puente del pie), con los consiguientes pies planos y un problema de artrosis que se agudiza con la edad, peso y altura”. Todo ello ha sido favorecido por jugar en pistas demasiado duras, zapatillas no aptas y falta de tratamiento adecuado en sus 22 años jugando en la URSS. La lesión es crónica, simple y llanamente. Tratada de forma intensiva y con unas plantillas especiales, se irá evaluando domingo a domingo. No hay soluciones milagrosas.

La persona y el mito que obró el milagro

“He asistido a una corrida de toros. Me impresionó muchísimo y me salí antes que acabase. Jamás repetiría una experiencia parecida. Fue muy fuerte para mí”. Vivencias que la persona que aterrizó en Madrid vivió por primera vez. “He estado en el Museo del Prado, en el Teatro de la Zarzuela, en el Escorial, Navacerrada y pude ver un Real Madrid-Betis”. Uliana era una mujer inquieta que intentó, dentro de lo posible, degustar la cultura española. Era su forma de vida. “En mi país, gran parte del tiempo libre lo dedicaba a la cultura. Aquí, apenas he tenido tiempo para disfrutar de ello”.

Semenova pudo con el Kerrygold en semifinales 

Vida diferente, costumbres diferentes. Le hubiese gustado hacerlo en Madrid, con más oferta a todos los niveles, pero agradeció todo de Getafe. Mito tallado a base de entrenamientos diarios de mañana y tarde, de trabajar técnica individual, de optimizar el físico, en este rincón de Madrid encontró menos horas de tarea, pero más desenfado y diversión haciéndolo.  “Logré integrarme rápidamente. Me he sentido como si llevara varios años en este equipo. Ha sido un placer cómo las chicas tomaron más interés en los entrenamientos con mi llegada. Un estímulo mutuo. Es el primer año en la élite para muchas de ellas y me encontraba feliz viendo sus caras”.

El dúo Rocío Jiménez y ella. Ella y Rocío, jugadora que, a sus 29 años, llevaba más de 120 internacionalidades a lo largo de 14 años. Ofensivamente, el equipo contaba con poco más. El récord 1-7 a su llegada era explicativo de quién había alzado al Tintoretto a un 10-10 para liderar la A-2 y disputar los cuartos de final. Todo se focalizaba en torno a Ula y Ula se encargaba de hacer jugar al resto. Estos eran los mimbres para encarar un playoff. En los cuartos de final, el finalista de Copa, el Arjeriz Xuncas es el duro rival, con el factor cancha en contra. Un 7 de marzo, vencen en tierras gallegas (60-71) para sentenciar en casa una semana más tarde (76-74). Las semifinales son un hecho.

Chari Nuez, Begoña Santana, Puri M’bulito, una jovencísima Blanca Ares, Patricia Hernández y la estadounidense Terry Doerner esperan por el Kerrygold el primer enfrentamiento en las islas un 27 de marzo. Y las locales, dirigidas por Mingo Díaz, marcaron su territorio. Un último y desesperado lanzamiento errado de Semenova (25 puntos) sobre la bocina, provocó el triunfo de las grancanarias, que viajaron a Getafe para el segundo round, cuatro días después. Y Tintoretto hizo lo propio, salvaguardando su campo (88-83), con otros 25 puntos de una Semenova, a la que a estas alturas de temporada, se le veía una disminución física ostensible. Todo se decidiría en la vuelta a Gran Canaria con cierto favoritismo del Kerrygold.

El 3 de abril fue la fecha para el tercer y definitivo encuentro de tal semifinal. La estrategia de Alfonso García era proteger a Semenova en una defensa zonal del equipo e imprimir más velocidad de lo habitual. Y la jugada les salió perfecta. Con Rocío Jiménez (21 puntos) y la sorprendente Cristina Ruiz Paz (15 puntos), supieron dar el ritmo más veloz que necesitaron en los momentos decisivos, como para marcharse en el electrónico ya en el minuto 36, con 74-80. Manteniendo tal renta, tomaron Las Palmas y vencieron (80-88) en un éxito sin precedentes. Uliana anotó 32 puntos y una vez más, el gran baluarte para enmudecer el pabellón y llevar al Tintoretto getafense hasta la gran final liguera. Un equipo predestinado al furgón de cola, lucharía por el título. A eso se llama cambiar la historia.

 

El Tintoretto al completo posando en el 2º partido de la final

 

El 11 de abril comienza la final ante el Raventos Tortosa -con nuevo sponsor, Caixa Tarragona-. A Semenova se la ve muy disminuida físicamente, pero es capaz de anotar 14 de los primeros 20 puntos de su equipo, para mantener cierta igualdad, que se resquebrajó antes de llegar al descanso. Las catalanas eran el mejor equipo de la competición de largo, con las afamadas internacionales Roser Llop, Ana Junyer, Rosa Castillo, Gina Elías, Conchi Zapata y la estadounidense Kim Hampton (máxima anotadora de las de Tortosa este día, con 31 puntos). Imprimiendo un ritmo trepidante, entre carrera y carrera, se plantaron con 60-39 en el minuto 24. Choque sentenciado. Ula muestra cansancio, cojea ostensiblemente y pide en repetidas ocasiones el cambio que no le conceden, acabando los 40 minutos en pista con 32 puntos y 11 rebotes. El resultado final (90-72) mostró una estrategia a seguir acertada basada en la velocidad.

Dos días después, el pabellón Juan De La Cierva fue testigo de un nuevo milagro. Porque era miagroso que las madrileñas pudieran plantar oposición, se mire por donde se mire. La zona mixta del Tintoretto, los ajustes a las tiradoras rivales y sobre todo, a la pívot Kim Hampton, que las demolió el primer día, hacen que la estadounidense solamente lance en 8 ocasiones a canasta, para quedarse en 13 pírricos puntos. La despedida a la temporada del recinto getafense había que hacerse a lo grande. Y a lo grande salieron cuando vencieron (72-67), empataron la final a uno gracias a los 36 puntos y 12 rebotes de la soviética, nuevamente sin un segundo de descanso y viajaban a Tortosa a dirimir en un último y decisivo round, el título liguero. “Estoy muy agradecida al pueblo de Getafe por el calor con el que me han recibido y el apoyo constante que me han dado. Todo el mundo se ha preocupado por mí y por eso es difícil que sienta en algún momento soledad. Entre los españoles, es casi imposible que eso te ocurra”.

Como siempre sucede en estos casos, nos hubiese gustado que la heroína de nuestra historia hubiese culminado el cuento de hadas. Pero los cuentos no existen. O mejor dicho, en Tortosa querían escribir otro. El 16 de abril acababa este ejercicio liguero 87/88 y Ana Junyer arrancó el camino de gloria del Caixa Tarragona, con los primeros 9 puntos de su equipo. Uliana Semenova, la jugadora que más había ganado en la historia del baloncesto, sabía lo que eran jugar finales. Su repertorio en la 1ª mitad fue asombroso: 11 canastas de 12 intentos, 27 puntos ya al descanso. Pero ella sola no podía (50-42).

En la reanudación, con el cansancio, volvió a aflorar la cojera, sus problemas físicos se acentuaron, entre carreras permanentes de las locales, que sabían cómo afrontar situaciones así. Esta vez sí tuvo 6 minutos de descanso en los últimos del choque, cuando su entrenador optó por una presión a toda cancha. Insuficientes: 34 puntos y 6 rebotes fueron sus números en su última actuación en España. La segunda mitad fue todo de color rojo Tortosa, sentenciando ya el choque en el minuto 28 (75-60), dejándolo en el 91-74 final y el pabellón, estallando de júbilo nuevamente. Revalidaban título.

Caixa Tarragona volvió a proclamarse campeonas de liga, algo bastante predecible al arranque de la competición. Lo que no estaba escrito era que estas semidesconocidas jugadoras del Tintoretto fuesen quienes les impusieran tan enconada rivalidad. Uliana Semenova parecía no tener límite. Donde sus brazos llegaban, ahí aupó a las suyas. Tan arriba como una final liguera, entrar en el palmarés de finales y por extensión, en la historia.

El campeón, Caixa Tarragona

 

El drama oculto que Semenova vivió, salió a la luz pública

Uliana Semenova dice adiós a España hablando que nuestro baloncesto es prometedor. Que han de trabajar más los fundamentos a nivel general, pero hay muchas jugadoras jóvenes con proyección. Da un tirón de orejas a los árbitros. “Hay que mejorarlo mucho. Salvo dos o tres casos, el nivel es bastante decepcionante. No sabían interpretar lances del juego. Y así, es difícil”. Y elogia a la prensa española. “Agradecerles el buen trato que me han dispensado. Desde luego, mucho mejor que los medios franceses e italianos, que no paraban de hacerme preguntas ridículas y morbosas”. Le entristecía que la hubiesen visto en ese estado físico, porque años atrás “hubiesen visto a la verdadera Uliana Semenova”. Y así parecía despedirse. Pero aún quedaba un último y amargo capítulo que nos dejó boquiabiertos a todos.

El 27 de abril, el diario “El País” se hace eco de una entrevista que concedió a la publicación soviética ‘Izvestia’ en la que una frase retumba como los motores de un tanque, en todos los estamentos del baloncesto: “En Madrid, he pasado hambre”. En el seno del club, la información cae como un jarro de agua fría. “Quizás no quiso decir hambre o está mal traducido” se coló entre el silencio de sus directivos. Y se indaga un poco más en ello.

Semenova culpa directamente al Comité de Deportes Soviético (Goskomsport) de hacerla pasar hambre en España, tras adjudicarle un sueldo que le impedía incluso comprar carne o salir a tomar un café. Declaraba recibir un sueldo de 52.000 pesetas (menos de 500 dólares al mes) del total de los 10.000 dólares mensuales (1.110.000 pesetas) que el club de Getafe pagaba por ella a las autoridades soviéticas, que se quedaban nada menos que con el 95% de su sueldo. “Necesito entrenarme y jugar. No puedo vivir largo tiempo sólo de naranjas. El aire fresco no reemplaza a la carne. Más de una vez he salido a jugar hambrienta. Y entonces me decía a mí misma: ¿Por qué tengo que pasar por esto? Me vuelvo a Riga. ¿Qué diablos hago aquí? Pero luego reflexionaba y veía que Goskomsport debería pagar una multa a mi club por la ruptura del contrato y me hacía volver a los entrenamientos. Pero por encima de todo, tampoco quería traicionar a este club”.

Ante tales declaraciones, que dejaron atónitos a sus aficionados, se sigue investigando para sacar más sombras en la estancia de Ula en España. Ella vino acompañada en un principio por Valdis Ozols, como representante gubernamental y deportivo, entrenador y persona de toda confianza de Semenova. Al tal Ozols se le adjudicó por las autoridades de su país una dieta de 5 dólares al día y ni tan siquiera le dieron ningún dinero para el viaje. A su llegada, ambos vivían de las provisiones que trajeron de la URSS. Cuando se acabaron, comenzaron los problemas. “Con esa dieta, podía comer una ración de pollo y un vaso de agua del grifo” confesó Ozols. Uliana Semenova también confesó utilizar pretextos para no salir con nuevas amistades, porque no tenía ni para tomarse un café.

Antonio Jareño -que sí se extrañó muchísimo cuando Semenova le pidió un adelanto de su sueldo a los pocos días de estancia aquí- y el Tintoretto, deciden ofrecer las mayores luces posibles. Convocan una conferencia de prensa en el madrileño hotel Sanvy con la jugadora el 3 de mayo. He aquí algunas de las estremecedoras declaraciones:   

“Llegué a Madrid desprovista de dinero. No traía absolutamente nada. Goskomsport no me había proporcionado ni un solo dólar. Esperaba que a mi llegada a España se me facilitara algún dinero, pero no fue así. Mi primera sorpresa fue enterarme de que éste no lo recibiría hasta final de mes. Esto motivó que las primeras semanas pasara bastantes privaciones, en especial, alimenticias. Por esta razón, por sentir en ocasiones hambre, tuve que pedir ayuda al club”.

“Soy la primera deportista que sale de la URSS como jugadora. En consecuencia, es la primera experiencia para el Goskomsport, que no pensó en todos los posibles problemas que yo pudiera tener. Menos mal que tuve fortuna y recalé en un club señor, que en bastantes ocasiones me invitó a comer y a cenar. Es justo reconocer la extraordinaria atención que he tenido. Hubo días en los que después de jugar los partidos y sentir dolor en mi tobillo, no podía salir de casa. Entonces, mi presidente en persona, me traía la compra a casa, negándose a admitir dinero alguno. Cuando nos reuníamos para comer o cenar, nunca pagué”.

“Mi sueldo era de 480 dólares mensuales. Antes de salir de mi país, ya sabía que mi paga iba a ser ésa, aunque entonces no le di importancia porque allí, con ese dinero, se vive bastante bien. Luego, aquí me di cuenta que esta cantidad es insuficiente. Ahora os toca a los periodistas evaluar si es posible que una persona de mis características, pueda vivir aceptablemente en vuestro país de ese sueldo”.

Su presidente Antonio Jareño, dijo que Uliana Semenova no había recibido en sus cinco meses de estancia en Madrid, ni un solo dólar en metálico. “Lo único que hemos hecho ha sido ayudarla pagando las cuentas del supermercado”. Valdis Ozols, cuando regresó a Moscú e intentó defender a su amiga, le contestaron que Ula tenía cuarta categoría. “Que no me correspondía nada más. No entiendo qué significa eso de cuarta categoría. Creo que he hecho bastante por el baloncesto soviético como jugadora, habiéndole dedicado toda mi vida. Y no entiendo por qué me castigaron de ese modo, ganando dinero a costa de mi contrato. Puedo poner el siguiente ejemplo: antes que yo, jugaba aquí una americana -Marilyn Stephens- y el club le pagaba la misma cantidad por mí, alrededor de diez mil dólares al mes. Pero ella recibía todo ese dinero”.

Uliana Semenova regresó a la URSS el 9 de mayo de 1988 de forma, desgraciadamente, tan multitudinaria como su llegada. Por el camino sembró magia entre los sueños del Tintoretto, entre el baloncesto y no solamente femenino. Una profesional, una devota del baloncesto a pesar, como hemos visto, de los pesares. Un perfil como el suyo removió todas las instituciones y nos sensibilizó para que su experiencia fuera de las canchas, no se volviera a repetir. No deja de ser anecdótico que, cuando tres años después desembarcó Vladimir Tkachenko a Guadalajara, también muy lastrado ya físicamente, de las pocas frases que aprendió en castellano era “no pago nada. No me dejan pagar nada” allá donde iba.               

Uliana Semenova lo ganó todo. Repetidas veces. De hecho, su dictatorial dominio le hizo no perder ni un solo partido en sus 18 años como internacional con la URSS. Sí, perdió uno. “El último. En los Goodwill Games de Moscú en 1986, la final ante Estados Unidos. Me dolió mucho, puesto que era mi despedida con la selección”. Posteriormente a su etapa española, probó en el Valenciennes francés, pero a sus problemas físicos le detectaron una diabetes, por lo que ni acabó la temporada.

Treinta años después, su recuerdo produce mucha y triste melancolía. El de una jugadora sin parangón, llevando a un grupo de jóvenes hasta la final liguera como última tierra conquistada. Su viaje español, su aventura, es el claro testimonio que los tiempos han cambiado, que en nuestro país se quería y se intentaba cambiar, gracias a Quijotes como Antonio Jareño. Y aunque fue nombrada componente del Hall of Fame en Springfield, se le ha seguido sin tratar como a una estrella que su nivel corresponde, Viviendo aún en la mayor discreción, olvidada en nuestro deporte, al que ella siempre brindó su cara más amable.

 

PRÓXIMO CAPÍTULO: ¿QUÉ PASA CON ARVYDAS SABONIS?

“HACE 30 AÑOS…” (Prólogo)

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 1: “Americanos para una liga en alza”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 2: “Nace el Open McDonald’s”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 3: “Cerca de las estrellas”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 4: “Las ventanas FIBA”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPITULO 5: “La guerra de las revistas”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 6: “Kenny Simpson, un especialista defensivo que se convirtió en máximo anotador”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 7: “El infructuoso regreso del Barça a Copa de Europa (1ª parte).

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 8. “La ACB pasaba de 16…¡a 24 equipos”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 9. “La Copa del Rey de Valladolid…y Solozábal”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 10. “El Torneo de Navidad”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 11. “El viaje de Uliana Semenova (1ªparte)”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 12. “El viaje de Uliana Semenova (2º parte)”.