ARTÍCULO: ANDY PANKO, LA LONGEVA PROFESIONALIDAD DE UNA ESTRELLA

ARTÍCULO: ANDY PANKO, LA LONGEVA PROFESIONALIDAD DE UNA ESTRELLA

Antonio Rodríguez

Andy Panko es de ese tipo de jugadores que causan admiración. Sí, tiene un cartel y un nombre. Pero muchos ignorantes, muchos, siguen priorizando en que tiene 36 años. A todos ellos, les mando un recado: 25 puntos de media en las dos últimas jornadas, con su actual equipo, Baloncesto Fuenlabrada. Solamente eso.

Llegado para finalizar la temporada 02-03 al Casademont Girona. Aquí lo tienen en sus primeras evoluciones en la Liga Endesa, ante la defensa de Juan Espil. Panko era alguien sin apenas carrera profesional NBA y muy poco nombre. Pero el tipo era seguro, muy sobrio y nunca fallaba con malas actuaciones. 17.2 puntos y casi 6 rebotes era bastante más que lo que aportó Veljko Mrsic, el jugador al que sustituyó. Se ganó la renovación automáticamente.

Andy Panko siempre ha sido un jugador muy potente físicamente. Cuando hay que entrar a canasta, se entra con convicción. Aquí defendido por Jorge Racca, bueno, intentando ser defendido, cuando fue fichado por el ambicioso Caja San Fernando en 2004. Sin embargo, aquello no resultó. Aquel proyecto no llegó a funcionar. Quizás la peor temporada de nuestro protagonista en la Liga Endesa.

Y es que, se conoce de la aportación que pueda hacer un jugador, cuando ves la pasión en todo lo que hace. No dando balones por perdidos, con intensidad a cada posesión, como en esta fotografía ante un joven Tiago Splitter. Es la temporada 05-06 y Lagún Aro Bilbao fue el siguiente destino donde volvió a coger sensaciones de tipo importante en el engranaje de un equipo que estaba trabajando muy bien.

Como podréis observar en todos estos momentos, la fisonomía de Andy Panko no parece haber cambiado absolutamente nada. Desde que llegó hasta la actualidad, la única diferencia física, como podemos ver aquí, es el pelo más largo o más corto. Lo único. Jugador extremadamente cuidadoso con su físico, aquí le vemos con el Lagún Aro Bilbao Basket, superando a Rodney White. Otra de las circunstancias curiosas que apreciamos son los nombres que hay alrededor en estas jugadas. Algunos nos parecen muy lejanos ya. Con todos ellos batalló Panko. Y aún sigue en la élite. Segundo máximo anotador de la actual Liga Endesa.

Sacrificado, trabajador y humilde. No se le cayeron los anillos cuando tuvo que abandonar la Liga Endesa, pero no España. Tras un corto espacio en el PAOK Salónica, su destino fue la liga LEB Oro, quedándose en el País Vasco, más concretamente en San Sebastián. GBC Bruesa era un equipo al que había que ascender a la máxima categoría. Y en pugnas con jugadores como Daniel Clark, que como él lograron posteriormente un puesto ACB, logró el ascenso con el equipo, con el viejo pabellón del Askatuak como testigo. Sus gradas vieron un nuevo fenómeno. Pilar básico de ese proyecto, ha ascendido de la mano con las esperanzas de este club.

Con veteranos como Lou Roe a su lado, su reentré en la máxima categoría nacional fue ascendente hasta llegar al mayor éxito individual: MVP de la Liga Endesa en la temporada 11-12. Y es que 18.9 puntos de promedio, son una clara garantía. Con Gipuzkoa Basket ha permanecido más de 5 años. Llegar a playoffs con el equipo en esta su última temporada con el club, fue un hito para la ciudad entendida.

Todos estos logros le valieron para que un grande de Europa, Panathinaikos, se fijara en él y le hiciera una suculenta oferta. Panko pudo así batallar con los mejores jugadores del continente, al disputar la Euroliga. Era un premio a muchos años de buen hacer. En Grecia tampoco les importó lo que dijera su DNI.

Y por diversas situaciones, se produjo un canje que lo trajo a Málaga, donde siguió compitiendo en Euroliga. Eso sí, no era el mejor Unicaja, ni mucho menos, de los últimos años. Aún con todos los problemas del equipo, no dejó mala imagen, como en ninguno de los clubs en los que ha permanecido. Esta suspensión, sea tras bote o tras recibir, sea desde cuatro metros o desde la línea de 3, le ha dado mucho valor a su juego. Es una firma de un tipo muy difícil detener.

Y siempre brindando alegrías. Esta imagen corresponde a su ascenso a la Liga Endesa. Ha participado en las satisfacciones de muchos equipos. Ha sido el responsable de muchas de ellas. Andy Panko es un tipo que se supera cada día. Esta temporada, en Fuenlabrada, de empezar al ralentí, poco a poco ha ido cogiendo forma, para sentirse nuevamente líder y timón de su equipo. Tipo que parece que haya hecho un pacto con el diablo, lo que sí nos asegura es efectividad jugando. Un gusto verle. Un lujo tenerlo tantos años en nuestra liga.