EL EQUIPO DE LA SEMANA: BILBAO BASKET

EL EQUIPO DE LA SEMANA: BILBAO BASKET

Antonio Rodríguez

Y realmente se lo merecen, a pesar de tener casi nulas posibilidades de entrar en la Copa del Rey. Sin embargo, ellos ganaron en su confrontación ante el Iberostar Tenerife (93-90) y de paso, dejando a estos con la incertidumbre de jugarse todo en la última jornada, porque para los canarios era un partido vital. Con su victoria, apoyados en otros dos resultados -que sí se cumplieron-, hubieran tenido ya el billete a Málaga. A tragar saliva una semana más.

Es increíble que ‘los hombres de negro’ tengan aún remotas resultados en cábalas para entrar en Copa, con el nefasto inicio de temporada que tuvieron, con los problemas deportivos sufridos (tomando la decisión de prescindir del único estadounidense con el que contaban, Jackie Carmichael) y sobre todo, con sus gravísimos problemas extradeportivos. Con un futuro tan incierto, con un presidente que un rato antes del partido dio una rueda de prensa confesando que dará el equipo a alguien que se muestre con un proyecto sólido y con una ciudad mirándose unos a otros a ver quien es capaz de rescatar la nave. Y todos los jugadores, intentando abstraerse a la mera pista de baloncesto.

Este Bilbao Basket se merece todo el respeto, sobre todo porque está sustentado bajo los lomos de cinco veteranazos que en la Liga Endesa las han visto de todos los colores, que tienen galones. O si no, tomen nota:

  • Alex Mumbrú: 525 partidos de liga.
  • Roger Grimau: 472 partidos de liga.
  • Germán Gabriel: 458 partidos de liga.
  • Raül López: 350 partidos de Liga.
  • Axel Hervelle: 335 partidos de Liga.

Pues junto a Dairis Bertans, son quienes sustentan a la plantilla. Algunos muy lastrados por las lesiones tras sus largas carreras deportivas, están disputando más minutos ahora que en años anteriores o en otros clubes.Pero un buen puñado más. Porque el banquillo es corto, porque no hay mucho más donde rascar. Pueden tener la ayuda de Damir Markota, de Fran Pilepic en momentos determinados, pero se ven obligados a exprimirse durante muchos minutos en pista. El punto de partido en el que Raül López tuvo que sentarse en el banquillo exhausto, es bastante elocuente del esfuerzo que tiene que soportar el base a cada envite. Porque luego los gana. El fenómeno de Vic fue capaz de dar una asistencia definitiva a Markota, anotar un triple y cuatro tiros libres decisivos. Todo un portento. 7 de sus 17 puntos, en los dos últimos minutos. Una bendición de jugador.

Tuvieron la rémora hace unas semanas de volver a acumular derrotas. La encajada en MIribilla ante Valencia Basket, fue particularmente dolorosa. Perdieron un choque igualado de la manera más tonta, resbalones, decisiones incorrectas y falta de entendimiento. Panionios en competición europea, fue un bálsamo. Y ahora victoria sobre un Iberostar lanzado, una nueva ocasión de enderezar el rumbo.

No sabemos cual será el futuro inminente de la entidad, ni si esta temporada será el canto del cisne de algunos de estos jugadores. Lo que sí está claro que en esta campaña, hay que ponerse en pie y ovacionar al esfuerzo de estos cinco jinetes, que vienen de combatir en muchas batallas previas y aún tienen la terrible ilusión de dar la cara por su club, cuando al día de hoy, no se sabe si el club podrá dar la cara (económicamente) por ellos. Señores, ¡chapeau!