IBEROSTAR TENERIFE, EL REGALO DE LOS REYES MAGOS PARA LA COPA

IBEROSTAR TENERIFE, EL REGALO DE LOS REYES MAGOS PARA LA COPA

Antonio Rodríguez

¿Sabían que Iberostar Tenerife es el equipo de la Liga Endesa que más partidos ha ganado en competición liguera en 2013 tras Real Madrid, F.C. Barcelona y Valencia Basket? Pues sí: 20 victorias y 12 derrotas. Es una estadística que asusta, sobre todo si tenemos en cuenta que este equipo ascendió a la Liga Endesa precisamente la pasada temporada. Sobre todo si vemos que ha empezado el año con otra más en su casillero. Sobre todo si ésta culmina -de momento- una racha de cinco victorias consecutivas.

Este equipo se merece un premio. Se merece que hablemos de él todas las semanas. Porque es un claro ejemplo de lo que es tener criterio, sensatez y fe en una plantilla y un cuerpo técnico que han ido obrando milagros año tras año. Y no ya que el núcleo pasó de Adecco Plata a Adecco Oro y de ahí a Liga Endesa. Sino que el milagro se eleva a un mayor exponente tras este mes de Diciembre, tras sus cinco victorias mencionadas (una de ellas, en el Fernando Buesa Arena ante el Laboral Kutxa), que prácticamente les asegura plaza para la Copa del Rey del próximo mes de Febrero a disputarse en Málaga. Y eso, es todo un regalo de Reyes para esta próxima cita copera.

Su plantel es meticulosamente escogido y está tremendamente compensado. Además, en él se han destacado como líderes dos pilares fundamentales: el director Ricardo Uriz y el referente ofensivo, “Jugador del Mes” de diciembre en la Liga Endesa, Blagota Sekulic. Sobre sus lomos se han alzado Blanco, Richotti, Sikma… Y su entrenador, Alejandro Martínez, que debiera ser un icono ya en nuestra competición por su filosofía de juego. Talentos un tanto ocultos con una clara idea que hay que mostrar todo lo que se sabe para ganar, les da un etiquetado especial a los jugadores y a su entrenador por entender que esa es la manera.

Iberostar Tenerife es una delicia verles jugar. Siempre lo han sido. ¿Por qué están tan, tan arriba (ahora mismo, empatados con el F.C. Barcelona, entre otros, en la clasificación)? ¿Qué les hace tan especiales? Y no hablemos de complejos sistemas ni de situaciones concretas. Hagámoslo en “lenguaje aficionado”, el mismo que Alejandro Martínez utiliza en los tiempos muertos. Particularmente, les veo tres elementos diferenciadores respecto a los demás:

- No especular con el reloj. Es un equipo que sabe que antes de los 7 segundos pueden sacar ventaja en las defensas rivales que muy posiblemente, no tenga aún un posicionamiento correcto. Y en esos primeros segundos de posesión, buscan —que no fuerzan, que es diferente-, la canasta, sea desde la posición que sea, siempre y cuando sea un tiro cómodo. Es una mentalidad de coger el rebote y salir corriendo…y ya veremos. Eso solamente lo tiene otro equipo: el Real Madrid.

- Atacan, siempre atacan, desde el primer segundo de posesión. En un baloncesto cada vez más sistematizado, de posesiones largas al prohibir las defensas contragolpes, cuando se establece el ataque estático de 5 contra 5, irremediablemente hay unos segundos en que tanto los ataques como las defensas, se relajan. Es el inicio del sistema de ataque y el inicio de cómo defenderlo. Las defensas se toman un respiro y se ponen a defender tras parar el posible contragolpe inicial. Iberostar Tenerife no te deja tomarte ese respiro. En cualquier momento sus jugadores penetran hacia canasta, atacan a su defensor de forma permanente. Y esos instantes de relajación los aprovechan como nadie. Es insufrible para una defensa que no pueda tener ni esos tres segundos de respiro para retomar el aliento. Eso enfada y frustra. De verdad, que los laguneros ahí lo bordan.

- Pasan mejor que nadie. Créanlo. Porque no solamente es la precisión del pase (que no es la mejor, pero sí notable), sino que arriesgan en dar pases que otros no hacen. Los únicos pases de béisbol de la Liga Endesa (el pase largo de contragolpe), los veremos de sus manos. Son los que más cortan, más “puertas atrás” realizan, todo para buscar pases, pases de forma permanente. Tienen el hándicap de la estatura (es un equipo bajito) y en ataque, junto a los tiros exteriores y la velocidad, buscan ‘ir lanzados’ recibiendo el balón cortando a canasta las más veces posibles para contrarrestar esa falta de estatura. Sus exteriores son pasadores muy decentes. A eso añadamos dos de los mejores pasadores interiores de la competición: Blagota Sekulic y sobre todo, Luke Sikma. Sikma no es un anotador destacado, no tiene una muñeca extraordinaria y es bajo para pegarse bajo los aros buscando posiciones. Sin embargo, pasa y hace jugar. Y de repente, el equipo parece una sinfonía donde todo funciona.

Para que todos estos argumentos funcionen, todo debe partir de una buena defensa y sobre todo, asegurar el rebote defensivo. Se ha ganado mucha dureza en ese aspecto desde que debutaron la pasada campaña. Sekulic es más duro y Luke Sikma se ha convertido en un extraordinario reboteador en defensa, haciendo que no se eche de menos a Jakim Donaldson. Y todas estas virtudes serían imposibles si no tuviesen piernas poderosas. Ya he dicho en alguna ocasión que no solamente son Richotti y Saúl Blanco quienes muestran potencia. La explosividad -más escondida, quizás-, de Uriz y Carles Biviá les hace tener éxito en este tipo de juego.

Y esto es el Iberostar Tenerife. Llamémosles unos Sacramento Kings de la Liga Endesa, porque utilizan las mismas armas que aquel legendario equipo de inicio de siglo. Una delicia verles jugar y un regalo para la Copa del Rey. Regalo de Reyes.