EL EQUIPO DE LA SEMANA: LABORAL KUTXA

EL EQUIPO DE LA SEMANA: LABORAL KUTXA

Antonio Rodríguez

Estaba en una situación muy comprometida Laboral Kutxa, con una sucesión de derrotas como hacía tiempo que no se conocía. De las últimas 5 jornadas en la Liga Endesa, había logrado tan sólo una victoria. Sí, es cierto que la plaga de lesiones iban dejando un panorama desolador. De toda su plantilla, Walter Hodge Y David Jelinek son los únicos que se han salvado de tal “quema”. Llegó un momento en que los repuestos que venían a sustituir a los lesionados, también se lesionaban. Panorama de locos. Sin embargo, con la recuperación poco a poco de los jugadores, el equipo seguía perdiendo partidos y el temor entre los aficionados de que la plantilla pudiera ser más floja de lo que inicialmente pensaban, se tornaba en nubarrón sobre el Fernando Buesa Arena.

Pues bien, con la recuperación reciente de Tibor Pleiss, por un problema en el tobillo, Sergio Scariolo puede contar con un caudal de jugadores como no ha podido hacer el resto de la campaña. Y esta semana sí que ha mostrado las verdaderas posibilidades de Laboral Kutxa, ganando en Málaga ante Unicaja en Euroliga (79-93) y derrotando al F.C. Barcelona en la última jornada de competición liguera (76-72). Este equipo sí es competitivo.

Hay una situación de ciertos equipos que me gustan particularmente y que suelen atraer al aficionado, porque acarrea juego divertido, y es que los hay que necesitan anotar para ganar. Los equipos de Sergio Scariolo habitualmente son de los que tienen que meter para ganar partidos y han sido así por regla general a lo largo de su carrera. No son del grupo que malos días ofensivos los solucionan con aguerridas defensas, llevan los choques al límite físico y aún en días desacertados de ataque, arrancan la victoria. Laboral Kutxa, en este caso, necesita anotar. Y bien que lo han hecho. Si miran la estadística de los momentos en los que han roto estos dos enfrentamientos frente a equipos punteros de la Liga Endesa, verán cómo sus porcentajes de triples han sido devastadores. En Málaga, ante Unicaja, anotaron nada menos que 12 de los 15 triples que lanzaron en la segunda parte. Y frente al F.C. Barcelona, hasta a falta de un minuto para llegar el descanso, llevaban en esos 19 minutos 6 aciertos de 7 intentados. Asombroso.

Este “cielo baskonista” particular se ha ido consiguiendo a base de una excelente circulación de balón, como muestra de una gran cohesión entre sus elementos. Excelente. Inversiones de juego con gran seguridad, espacios y buenas lecturas de cuando decidir en uno contra uno. Los tiradores en muchas ocasiones estaban solos y además, han estado muy acertados. Porque aún en buenas posiciones, si no aciertan (que se puede dar), el panorama cambia mucho. Pero lo han estado. Y de ese bombardeo, bien que se han aprovechado Tibor Pleiss con gran espacio en la zona para decidir -cualquiera iba a la ayuda- y Andrés Nocioni para decidir en uno contra uno. Los porcentajes de triples de hombres como San Emeterio e incluso de pívots como Lamont Hamilton (en Málaga) o Leo Mainoldi (en Vitoria) han devastado cualquier posibilidad de victoria rival.

Poco a poco, las piezas que se van incorporando van añadiendo calidad. Las cualidades físicas de Adam Hanga se dejan notar, y ahora todos van sumando hasta llegar a este momento dulce de los vitorianos que esperan tener una continuidad, ahora en puertas de la Copa del Rey, a la que tendrán que pisar el acelerador de victorias para clasificarse.

Además, llega la incorporación del reconocido base italiano Giuseppe Poeta, todo un cerebro para interpretar el juego y los intereses de sus compañeros. Quizás la inexperiencia aún de Thomas Heurtel, donde a veces se mete en “jardines” de pocas salidas -aunque hay que reconocerle su gran mérito durante esta semana-, así como Walter Hodge, un notable jugador de bloqueo y continuación, al que le cuesta más leer situaciones de cinco contra cinco, haya decidido a Sergio Scariolo a añadir una figura, por primera vez en toda la temporada, para aportar algo nuevo, no para sustituir una lesión.

Expectantes estaremos con el futuro próximo de Laboral Kutxa, si las lesiones le respetan por primera vez en toda la temporada, y poder evaluar sus verdaderas posibilidades. Como aficionados, el que sigan con mentalidad de ganar anotando más puntos que el contrario, nos hace tenerle como un equipo atractivo dentro de la competición.