JUGADOR ACTITUD AZUL: MARCELINHO HUERTAS (F.C. BARCELONA)

JUGADOR ACTITUD AZUL: MARCELINHO HUERTAS (F.C. BARCELONA)

Antonio Rodríguez

En el F.C. Barcelona siempre les ha gustado tener referencias desde la posición de base. Como el equipo que más veces ha conquistado la competición liguera desde la creación de la Liga Endesa (14), en la gran mayoría de ocasiones ha conseguido un director de juego de la categoría suficiente como para llegar a tales logros: Nacho Solozábal, Alexander Djordjevic o Sarunas Jasikevicius han sido palabras mayores en la historia del club blaugrana. Por esta razón, se les da tanta importancia.

Tras la marcha de Ricky Rubio a la NBA, a Xavi Pascual se le echó encima el problema de quien sería el sustituto de garantías, quien interpretaría mejor su filosofía de juego y quien se sentiría más cómodo en ella. Y no tuvo que buscar allende los mares, sino que alguien que pasó por la vecina Badalona, triunfó en Bilbao y lo estaba haciendo en Baskonia, era el hombre ideal: el brasileño Marcelinho Huertas.

El entrenador azulgrana sabía lo que podía pedir de su nuevo base, al igual que lo que no podía pedirle. Huertas había sufrido una malísima experiencia con Jasmin Repesa en la Fortitudo de Bolonia, tras obligarle éste a jugar sin velocidad, permanentemente a media pista y sobre todo, unos sistemas que para nada contemplaban el pick & roll, que es algo así como decir a Rafa Nadal que no juegue al tenis con la izquierda. Xavi Pascual conocía la habilidad en esa jugada del brasileño, que forma parte de multitud de sus sistemas, para arrancarlos o para rematar. Y vio en él (y no se equivocó), la pieza perfecta. Estoy convencido que hay muchos bases mejores que él, pero muy pocos que ejecuten tal jugada con esa clarividencia.

En el pasado Real Madrid-F.C. Barcelona, los primeros minutos fueron de su dominio. Junto a Ante Tomic como pareja. Por unos momentos, Pablo Laso tuvo que sustituir a Bourousis y poner en pista al tunecino Salah Mejri para que con su rapidez, pudiera minimizar en parte la creación de Marcelinho. Y es que lo lee como nadie. Sabe cuando tiene que seguir con el balón, ver el espacio e incluso levantarse en su particular suspensión de una pierna y decidir. Y sabe cuando le sobrecargan y debe dar el pase al pívot, más liberado.

Marcelinho tiene carácter ganador y por eso ha mejorado su lanzamiento de tres con los años y su físico para poder aguantar en defensa y ser uno de los destacados. Si repasamos los últimos éxitos del F.C. Barcelona, ya sea la última Copa del Rey conquistada, su último título liguero o sus mejores exhibiciones en Europa, tales éxitos pasan por ser Marcelinho el jugador más destacado de los suyos. El carro de asistencias que repartió en la Copa del Rey vitoriana o el triple desde medio campo en el primer partido de la final de la Liga Endesa 2012, así lo atestiguan. Siempre está ahí y siempre destaca. Nunca falla.

Marcelinho Huertas es un tipo afable que se siente a gusto en Barcelona y con el F.C. Barcelona. Su barba actual parece que muestra la madurez de con capacidad de líder. Como si el niño que apadrinaba Spencer Tracy en “Intrépidos foragidos” se hubiese convertido en hombre para conducir la nave. Y ahí lo tienen. Navarro, Rudy, el “Chacho”, Mirotic o Lorbek se llevan los focos. Nuestro protagonista siempre desde un plano mucho más secundario, hace funcionar la maquinaria. Humildad para aceptarlo y trabajo para ejecutarlo. Eso es Actitud Azul.