“YOU GOTTA TO SEE THIS!”

“YOU GOTTA TO SEE THIS!”

Antonio Rodríguez

La Liga Endesa es la competición nacional que más se ha desmarcado siempre en estas fechas de turrón y familia, como mayor acontecimiento deportivo en Navidades, si hablamos de deportes de equipo. Vacaciones, tiempo libre, disfrute con los más peques, de familias enteras y oportunidad de poder disfrutar de espectáculos como el baloncesto. Y ahora resulta que el calendario es caprichoso y será el primero en abrir la botella de vino espumoso, que sus burbujas salgan a borbotones, porque estamos en los días previos a que el próximo Domingo 22, a las 19:15 horas, los dos mejores equipos de la competición, al día de hoy, se enfrenten en la Fuente de San Luis, jugándose nada menos que el liderazgo: Valencia Basket y Real Madrid

Pero por encima de todo, lo que se nos viene encima es un excelente espectáculo deportivo. Tal cual. Valencia Basket y Real Madrid en sus respectivas trayectorias, han mostrado sobradamente dar garantías para que el Domingo por la tarde, no nos perdamos tal espectáculo. Como un spot televisivo de algún estreno hollywoodiense, casi obligan a verlo con un “You gotta to see this!!”.

Los números dicen que son los máximos anotadores de largo de esta Liga Endesa (87.4 los valencianos por 89.4 los madridistas), que son dos de los mejores defendiendo (71.7 los locales, 66.6 los visitantes). Estos dos datos acompañan a otra montaña de números, que no dejan de tener una clara lectura: si son los mejores es porque son los que mejor juegan. Cada uno a su estilo: pero lo son. Desde la fuerte defensa, desde la agresividad atrás, estos equipos construyen sus ataques con transiciones rápidas y ritmo vivaz, ideal para sus intereses. No es solamente buscar contragolpes, sino que tanto taronjas como madridistas han aunado hasta la fecha el mayor talento ofensivo junto con la libertad de sus jugadores para tomar decisiones individuales, como para resolver para sus equipos. No, no hablamos de jugarse tiros, sino decidir individualmente un pase, un corte a canasta, acelerar el tempo de una jugada, dar pases extra. Folio en blanco para unos jugadores con excelentes estilográficas para escribir.

Dos estilos: la alegría y el talento mencionado a una velocidad más, porque da para ello. Como decía Clifford Luyk hace pocas fechas “como no sigas el ritmo de Sergio Llull, no te enteras del partido”. Imprimir velocidad. De pensamiento y de ejecución. Eso es el Real Madrid y por eso divierte tanto. Otro, el de la perfección en cada ejecución. El pase, el otro pase…ahora no toca pase porque hay posición de tiro: se lanza a canasta. La perfección en la ejecución. Eso que no implica en absoluto agotar 24 segundos, sino hacer las cosas bien. Y en esas, Pablo Laso y Velimir Perasovic han tenido mucho que decir. Ahora que ya les conocen, dejan jugar. Y da gusto.

Pongámosles nombres propios a las plantillas. El enfrentamiento particular entre Justin Doellman y Nikola Mirotic podrá marcar un termómetro claro en los ataques. Estamos ante dos de las joyas más polivalentes del baloncesto europeo. Nikola Mirotic anota más que la pasada campaña (15.1 puntos con un estremecedor 56.1% en tiros de campo, propio de otras épocas). Su juego en poste bajo está siendo destacadísimo, con una libertad absoluta en sus acciones de las que siempre saca rendimiento. Doellman, con 16.6 puntos y 50% en tiros de campo, está desquiciando defensas con mil armas diferentes. Si la temporada 12-13 fue la de su asentamiento en la Liga Endesa, ahora está siendo su confirmación.

Serhiy Lishchuk y Salah Mejri. De su intimidación, resolución bajo el aro y de sus faltas cometidas, dependerán muchas de las aspiraciones. ¿Será capaz un atleta como Romain Sato frenar a Rudy Fernández? ¿O la zona valenciana será bien leída por Sergio Rodríguez?

La grandeza de estos equipos viene dada, entre otras razones, por la amplitud en sus plantillas. Días inspirados en ataque hemos visto a Van Rossom, Lafayette, Sato, Doellman, Ribas…Llull, el “Chacho”, Rudy, Mirotic, Felipe. Cualquiera puede decantar un partido. Es lo que hace tener tanta categoría en los jugadores aunados en unos mismos colores. El naranja y el blanco en este caso.

Junto con la baja del recién fichado Lubos Barton, las ya conocidas de Pablo Aguilar (hernia inguinal) y Giannis Bourousis (fractura del pómulo), serán los únicos puntos negros de tal choque, por sus ausencias. Pero no emborronarán en absoluto el espectáculo que nos brindará la Fonteta. De momento, el choque de la temporada. Los dos mejores. Quien gane, será líder en la Liga Endesa. Creo que nadie se lo debería perder, porque “you gotta to see this!!”.