EQUIPO DE LA SEMANA: FIATC JOVENTUT

EQUIPO DE LA SEMANA: FIATC JOVENTUT

Antonio Rodríguez

Por unos momentos, los aficionados del FIATC Joventut volvieron a ver al equipo de sus colores, de su alma, como el “huracán verdinegro”. Era casi poder ver a Lluis, a Buscató, a Kucharski, Auladell o Enseñat corriendo la pista de un lado a otro a velocidad de vértigo…pero versión muy mejorada de S. XXI. De un choque que llegó al descanso con el dominio de Laboral Kutxa por 45-47, más corto que lo mostrado en esos primeros 20 minutos, a un tercer período que fue un vendaval local.

Una canasta de Tibor Pleiss fue todo el bagaje anotador de los baskonistas en este cuarto, hasta que un triple de Leo Mainoldi a falta de 01:47 para su finalización, rompió tan aciaga racha con un triple. En este periplo, el equipo dirigido por Sergio Scariolo falló 7 lanzamientos a canasta y perdió hasta 5 balones. FIATC Joventut, en cambio, anotó 19 puntos, para un total de 26 en este tercer período. Con tales estadísticas, la sucesión de jugadas se supone clara: pérdida o tiro errado de los visitantes y los verdinegros a correr y encontrar cómodas posiciones para ejecutar poco a poco al rival. Partido con un 80-61, sentenciado.

De entre todos los hombres que brillaron en los 10 primeros minutos tras la reanudación (11 puntos de Tariq Kirksay, con tres triples, sublime, y 2 triples de John Shurna), hay que destacar claramente, la figura del base verdinegro Guillem Vives. Este joven de 20 años que disputó más de 34 minutos, supo dirigir como un veterano a los suyos, hasta catapultarles a tal reacción. No solamente entraba a canasta con total convicción cuando veía desguarnecida la defensa rival y desprotegido el aro, para atacarlo un uno contra uno claro (existen bases que en la misma situación, esperan a ejecutar el sistema), sino que tuvo la templanza para analizar el partido a cada momento. Buscaba ventajas en el pick & roll, encontrándolas con Albert Miralles como aliado (aunque luego fallase los tiros libres. Pero hizo daño), y sabía en todo momento quien estaba caliente para darle el balón y martillease. Buscó a Kirksay o a Shurna según la circunstancia del juego como un maestro, al margen de defender con una gran habilidad.

Sergio Scariolo elogió la aportación de este chaval en la posterior rueda de prensa, precisamente mostrando su admiración en alguien tan joven y con esa capacidad y visión tan claras de radiografía del momento y de liderazgo, ostentando la posición de base. Salva Maldonado sabía desde pretemporada que su base titular iba a ser él. Y jugó fuerte, fue una apuesta que le ha dado la razón. Guillem Vives ahora mismo tiene las tablas de un jugador muy curtido, porque eso precisamente es lo que ha hecho durante estas 10 jornadas disputadas, en la que las ha visto de todos los colores. Días aciagos en ataque y los consiguientes nervios, a tener que reponerse a la siguiente jornada, porque recibían a un F.C. Barcelona y funcionar, por poner un ejemplo puntual en un momento de la temporada. Y el chico, ante estas 10 sesiones de aprendizaje intensivo, hace que su talento sepa manejar los partidos a cada jugada, a cada minuto. Una delicia.

El FIATC Joventut hay que reconocerle también que supo resguardar muy bien su aro, no permitiendo fáciles tiros interiores a Tibor Pleiss (le amargaron en la matinal del Domingo), ni que Andrés Nocioni campara a sus anchas entrando a canasta. Cerraron el rebote muy bien y Sitapha Savané, por tablas, frenó al gigante alemán en una labor oscura, pero sufrida y valorada.

Por todas estas circunstancias, hemos de nombrar a la ‘Penya’ como el equipo de esta jornada 10 en la Liga Endesa. Se sitúa con 5 victorias y 5 derrotas, las mismas que Laboral Kutxa, 5 machadas que tienen un mérito extraordinario para un club que pasa por tales graves problemas económicos y con una plantilla muy justa. Tanto que a falta de 5 minutos, Maldonado sabía que tenía que seguir usando a Vives, bastante cansado, porque eran los minutos decisivos y no podía permitirse el lujo de darle un descanso, por temor a que el choque diera un giro en su rumbo, aún perdiendo un par de balones en la presión defensiva rival.

Ya ven, el “huracán verdinegro” que volvió y animaron a su afición como en las grandes ocasiones. Por el bien del baloncesto, que el FIATC Joventut siga ganando partidos y siga confirmando la evolución de jugadores como Guillem Vives es algo que regocija con el baloncesto, porque actuaciones así son en definitiva las que dotan de espíritu a nuestra Liga Endesa.