FRAN VAZQUEZ, BRAZOS HACIA EL INFINITO

FRAN VAZQUEZ, BRAZOS HACIA EL INFINITO

Antonio Rodríguez

Fran Vázquez volvía nuevamente al Palau Blau Grana, por segunda ocasión consecutiva, vistiendo los colores de Unicaja. Y como en sus grandes tardes, fue decisivo para el triunfo de los suyos. Logró el mate decisivo a poco más de un minuto, contundente como siempre, para silenciar el recinto que tantas veces le vio en acciones semejantes vistiendo sus colores. Si de mate hablamos, él es uno de los reyes.

Y es que Fran Vázquez necesitaba un partido así, para volver a sentirse un jugador decisivo. Un jugador que consigue lanzar ganchos como este, tan arriba como nunca se había visto en nuestro país, intenta olvidar su pasada temporada de regreso a Málaga, que ni mucho menos fue brillante. Pocos minutos y totalmente fuera del engranaje de un equipo que fue dando bandazos hasta no llegar a disputar ni la Copa del Rey ni el playoff por el título. 6.7 puntos en menos de 18 minutos por envite, acompañados por 4 rebotitos. Año personal para olvidar.

Un pívot con capacidad de coger el balón en las luces del pabellón, de cogerlo desde cualquier posición, para acabar hundiéndolo, aunque sea en situaciones tan forzadas como esta. Vazquez es, ha sido un sello de espectáculo en nuestra Liga Endesa.

La carrera de Fran Vazquez siempre ha tenido luces y no pocas sombras, desde su inicio en la élite vistiendo los colores de Unicaja. Ver un chico de 2.09, perfectamente coordinado como para anotar desde cualquier posición. Su coordinación en esta instantánea, a aro pasdo, así lo atestigua.

Fue creciendo bajo el sol malagueño desde su Chantada natal y su primera escuela: el centro de alto rendimiento Siglo XXI. Fran Vázquez era reclamo para concurso de mates, como este en Alicante, en los primeros días primaverales del 2003. Unas condiciones físicas más que sobradas para jugar donde él quisiera.

O si no queda claro, asómbrense con este mate en su periplo en el Herbalife Gran Canaria. Sin espacio, sin tiempo, pero sí con el asombro del rival. A consecuencia de acciones así, todos sabían que tendría un sitio en la NBA. Este tipo de jugadas tienen sello de los mejores atletas del mundo.

Y esa fue la mayor sombra en la carrera de este jugador. A pesar de ser seleccionado como el número 11 de la 1ª ronda del draft de 2005, por una decisión personal, decidió no jugar nunca allí. Sea no querer verse en tal reto, el dinero que se le ofreció para seguir en España…el caso es que esa decisión ha marcado su carrera. Eso sí, carrera que seguimos disfrutando en España, en la Liga Endesa.

Tras Girona, llegó el F.C. Barcelona. Sus mejores prestaciones en un grande. Fue el mejor taponador, el MVP en la Copa del Rey de Bilbao’10, un jugador que nunca debiéramos olvidar su rapidez de ejecución y que el balón puede ir arriba, arriba, desviado, sin mucho ángulo, que él lo capturará. Los demás empequeñecen ante él.

Estampas asombrosas de un tipo instrumental en la llegada de Xavi Pascual, entrenador novato que construyó bajo su defensa y su movilidad, un dominio en el panorama español casi absoluto. Aquí lo ven: brazos hacia el infinito.

Una saga de títulos impresionante: 3 ligas, 3 Copas del Rey y una Euroliga, nada menos con los azulgranas, una Copa del Rey más con Unicaja. Los trofeos ya le eran familiares. Siempre será quien no intentó la aventura NBA. Pero no deberíamos quedarnos en eso tan sólo. Estamos hablando de un dominador delante y detrás. Un monstruo defensivo y un jugador con movimientos de potencia, excelsos ganchos y una mano para suspensiones notabilísimos. Uno de los grandes dominadores de nuestra competición en los últimos 10 años, que instantes como este, junto a Ricky Rubio, muestran un reconocimiento a su trayectoria.