JUGADOR ACTITUD AZUL: JUSTIN DOELLMAN (VALENCIA BASKET)

JUGADOR ACTITUD AZUL: JUSTIN DOELLMAN (VALENCIA BASKET)

Antonio Rodríguez

Son ya muchas jornadas destacando, son ya muchas exhibiciones en nuestra Liga Endesa, como para que no tenga hueco en esta sección, porque verle en acción, realmente vale la pena. Debutó en esta 13-14 con una carta de presentación realmente formidable, con 25 puntos en el Palau Blau Grana, la gran mayoría sobre todo dando alas a unos valencianos que creyeron que la victoria era posible en cancha del todopoderoso F.C. Barcelona. En la última jornada ante el CAI Zaragoza, sus 32 puntos, con 12/19 en tiros de campo, añadiendo 7 rebotes a la exhibición, le hicieron nombrar mejor jugador de la jornada, con todo el derecho.

Es su cuarta temporada en nuestra competición, las dos primeras en Alicante y Manresa, tras una experiencia europea de tres años en la Pro A francesa. Este alero, ala-pívot de 2.04 de estatura conoce nuestra liga y sabe muy bien lo que es jugar al baloncesto. Desde la sombra, siempre lo mostró y lo que es cierto, que nunca le gustó acaparar focos. En sus años en la universidad de Xavier, en el estado de Ohio, solía tener jugadores más importantes que él. De hecho, cuando llegó con los suyos a una final regional, en 2004, la pareja de exteriores la componían el ex Liga Endesa Lionel Chalmers y su actual compañero Romain Sato, que fueron quienes se llevaban más galones, además de Anthony Myles, fornido pívot que pasó por la Adecco Oro. Siempre cediendo protagonismo.

Aterrizó en España a hurtadillas, porque total, venir desde Francia no es lo mismo que venir desde la NBA. Eso sí, sabiendo jugar a baloncesto. Tarde o temprano, Justin Doellman triunfaría en la Liga Endesa. En muchas ocasiones, es un quebradero de cabeza. Hablamos de un alero que puede jugar muy abierto, con gran capacidad para lanzar desde el exterior, pero siempre amenazante con la finta y entrar hacia canasta, porque es un gesto que lo tiene mecanizado y lo aplica con gran rapidez. Incluso tiene otra vertiente que es la de entrar a canasta, quedarse a mitad de camino y lanzar en suspensión. Si en esas tres facetas de finalizado es letal, me quedo con esta última, donde con canastas sencillas de 3-4 metros, puede llegar a ser una tarea insufrible para su defensor.

Siempre me gustaron los jugadores seguros en acciones sencillas, porque demuestran mucho trabajo detrás y un gran dominio de la situación. Justin Doellman es un tipo que cuando se encuentra abierto, lanza a canasta. Y las mete. Hoy día se trabaja para que los mejores tiradores tengan óptimas posiciones de tiro. Cuando se logran se evalúan sus porcentajes. Este ala-pívot cuando se encuentra abierto, es difícil que falle, porque para un jugador de élite como él, es imperdonable que suceda. Eso, junto a la gran ventaja que saber crearse su propio lanzamiento, con esa facilidad natural, con esa casi modestia por anotar, le hacen ser un jugador terriblemente a la vista cuando juega, porque justifica el baloncesto como algo sencillo. Su peligrosidad se muestra cuando fuerza hasta 5 tiros libres por partido, con su notable porcentaje de un 81%, todo un seguro para Valencia Basket.

No es un gran reboteador, pero es móvil, se desplaza, va a fintas defensivas, recupera… tiene un trabajo muy decente atrás, por el que Velimir Perasovic está más que satisfecho. Sabe leer y entender lo que pasa a su alrededor, sin aspavientos, sin mates ostentosos, sin dar mucha importancia. Es un profesional, hace su trabajo y busca el beneficio de la victoria.

Hablamos de un Valencia Basket, uno de los grandes reforzados este verano. Hablamos de Justin Doellman, que ha dado un paso más en sus credenciales para seguir erigiéndose, en la gran mayoría de ocasiones desde el banquillo, como su máximo líder, quien en el fondo sabe cómo debe funcionar la maquinaria taronja para llegar al éxito.