EQUIPO DE LA SEMANA: VALENCIA BASKET

EQUIPO DE LA SEMANA: VALENCIA BASKET

Antonio Rodríguez

Se les vio la patita por debajo de la puerta en la primera jornada, en el Palau Blau Grana, donde consiguieron aguantar al F.C. Barcelona (76-75), disputándoles el partido hasta el final y no perdiendo nunca la cara. Valencia Basket sigue reivindicándose en esta temporada, con 3 victorias en competiciones europeas y en esta última jornada de Liga Endesa, consiguiendo el triunfo en Málaga (71-74), ante otro inexpugnable hasta la fecha, Unicaja.

Valencia Basket está ofreciendo una excelente imagen, porque tienen una gran fuerza mental para ganar partidos. En el Palau, un horrible tercer cuarto, donde perdieron en un chasquido de dedos 13 puntos de ventaja que llegaron a tener, pudieron competir hasta el final. En Málaga, después de contar hasta con 14 puntos en el último cuarto, cuando Unicaja achuchó, donde el Martín Carpena volvió a ser el Martín Carpena -al fin-, hubo sangre fría para amarrar el choque en los momentos postreros.

En la ciudad levantina se están haciendo muy bien las cosas, porque lo que no tienen, son prisas. Ante la baja de Pau Ribas (aún no ha debutado en este ejercicio), como la de Vladimir Lucic en los primeros partidos, donde Oliver Lafayette aún no está cogiendo el rumbo al equipo, donde Pablo Aguilar no tiene la importancia ofensiva que se le esperaba, no tienen prisas. Porque son sólidos, con muy buena defensa y mentalidad ganadora para no “irse” de los partidos.

En una plantilla donde los mayores referentes ofensivos están en el exterior, con Rafa Martínez, Sam Van Rossom, Justin Doellman y Romain Sato (extraordinaria actuación la suya con 25 puntos y 9 rebotes, con un excelente 5/6 en lanzamientos triples), el que sus hombres interiores muestren la seguridad que hasta ahora están obrando (caso de Bojan Dubljevic y Serhiy Lishchuk), hace nivelar tanto en defensa como en ataque el juego en conjunto, adjudicándole una compensación que les permite competir con los mejores.

Especial es el caso del ucraniano Serhiy Lishchuk, que en su quinta temporada ya en el conjunto levantino, sigue ensalzando su rendimiento como un gran pívot de bloqueo y continuación. Es de los tipos que se les ve cuando cortan hacia canasta como para darle un fácil pase y en defensa, su movilidad y su conocimiento del juego le hacen saltar en defensa y recuperar justo en el momento más adecuado. Y esta es una faceta que domina este jugador, bastante oscurecido dentro del cuadro taronja, plagado de estrellas, este año con más que nunca.

Romain Sato mostró raza, ayudando en defensa y capturando los 9 rebotes ya mencionados. El reciente fichaje desde Fenerbahçe, es otro tipo a mencionar. Viéndole, con su 1.95, no impresiona cuando lo tienes delante (si no abre los brazos, claro). Es un tipo más bien bajo para su posición de alero. Sin embargo, es verle evolucionar por el parquet y se hace mucho más grande de lo que es. Rebotea con fiereza, puede aguantar a hombres altos en algún cambio defensivo, omnipresente...en definitiva, una polivalencia que da al equipo de muchos kilates para Velimir Perasovic.

Que vayan ajustando las piezas, es sumar entrenamientos y partidos. Lo que está claro es que con la solidez del trabajo realizado, con el referente de Justin Doellman cuando las cosas se complican y con una fuerte base, que parte de contar con dos buenos jugadores por cada posición, hace que unido al carácter de ganadores que están mostrando, puedan aspirar esta temporada a muchos logros. De momento, ganaron en Málaga, algo muy a destacar. Quizás en esta Liga Endesa, el sol lo vean ellos primero.