EL EQUIPO DE LA SEMANA: LA BRUIXA D'OR

EL EQUIPO DE LA SEMANA: LA BRUIXA D'OR

Antonio Rodríguez

Darryl Monroe parecía una sensación liguera, de esos estadounidenses que nadie conoce, tipos que navegan por aguas desconocidas en Europa (2ª División francesa incluida) y ofrecen un rendimiento ante el público de la Liga Endesa, de los que brillan, de los que sostienen un equipo durante toda la temporada. Eran los primeros compases ligueros y llevaba 8 puntos en poco más de 4 minutos, forzando falta y el tiro adicional en su última acción...cuando se echó mano a la parte trasera de su pierna, a su bíceps femoral y debió tumbarse en el suelo en claros gestos de dolor. Había sufrido un fuerte tirón y una lesión muscular (rotura fibrilar) que le mantendrá 5 semanas de baja. Con un plantel teóricamente corto de efectivos, el futuro del equipo dirigido por Borja Comenge no parecía de lo más halagüeño. En la noche del pasado sábado, en el Fontes do SAR de Santiago de Compostela, los jugadores manresanos se abrazaban nuevamente: habían logrado su segunda victoria consecutivas en otras tantas jornadas.

Esta es la conversión en 7 días de un equipo predestinado a las plazas de descenso, y del cambio de percepción entre los aficionados, que ahora le vemos con otros ojos. ¿Recuerdan cuantas jornadas costó al entonces Assignia Manresa, hace una año exactamente, en ganar un partido en su recorrido por la Liga Endesa? Nueve. FIATC Joventut y Río Natura Monbus han sido las víctimas de uno de los invictos hasta el momento. ¿Casualidad? En absoluto.

Siempre es importante comenzar bien la competición. Si se trata de equipos modestos, más aún. Entre los equipos grandes, es cuestión de encauzar lo antes posible una dinámica a la que parecen verse abocados: la de la victoria. Para un equipo modesto, es vital marcar unas directrices, una motivación y una mentalidad ganadora desde el principio. Saben que más temprano que tarde vendrán mal dadas y el solo recuerdo de saber cómo se gana, les hace salir con prontitud de situaciones comprometidas para volver a redireccionar su camino por la senda del triunfo. Manresa encontró su vereda de baldosas amarillas.

La Bruixa d'Or ha mostrado jugadores resolutivos y en estado de gracia. Para empezar, en ambas victorias, se ha amparado en el tiro exterior. El momento estelar de Salva Arco desde el lanzamiento de tres (lleva 9 triples de 14 intentos en los dos envites, un 64.3 %), ha sido una inspiración de cara a sus compañeros. En la noche santiaguesa de la última jornada, consiguieron en conjunto 12 triples de 26 intentos. Ante el FIATC Joventut, lograron 11 canastas desde más allá de 6.75, martilleando las aspiraciones verdinegras. Más tiradores: Markus Eriksson, 18 puntos y 7/10 en tiros de campo ante Río Natura Monbus. Una delicia de jugador, la elegancia en un chico por el que Borja Comenge porfió para que llegara cedido desde el mismo destino él mismo, el F.C. Barcelona, sabedor de sus condiciones. 19 primaveras aún para este sueco, que se está mostrando más resolutivo que en la pasada temporada en Adecco Oro con el filial blaugrana.

Ante la baja de Monroe, llegó y debutó Josh Asselin, tras recibir el transfer de su anterior equipo y aportando la solidez de sus mejores tardes en el equipo del Bages. El recuerdo de Monroe, desaparece y su reaparición hará sumar sobre algo ya hecho. A eso añadamos un jugador que ha sido una verdadera joya en los sistemas de Comenge: Max Kouguere. Este alero congoleño se ha multiplicado y ha anotado desde fuera, ha reboteado y ha hecho que las rápidas transiciones hayan sido de lo más productivas. Johan Kody, a pesar de su juventud y Oliver Arteaga, no se han amilanado bajo tableros y han ayudado a todo el equipo. Y aquí repito el concepto de la dinámica ganadora. Embrujo que embriaga a todos y todos ayudan.

La Bruixa D'Or no gana solamente por actuaciones individuales. Es quizás el equipo ahora mismo en toda la competición, que más provecho saca del dos contra dos. La agresividad que están mostrando los pequeños, así como la tremenda movilidad de los grandes que salen a bloquear, les hace muy difíciles de marcar. Además, en estas situaciones de pick & roll están invirtiendo el balón hacia el lado contrario con extremada efectividad, explicación lógica de los grandes porcentajes en triples de Salva Arco, Kouguere y Eriksson.

En defensa, muy trabajados para las alturas de competición en la que estamos, nos remitimos nuevamente a su movilidad. La capacidad atlética de algunos hombres altos para poder defender a pequeños, la extremada rapidez en recuperar posiciones, polivalencia en cambiar posiciones y una gran movilidad, sea defendiendo en zona o en pick & roll, les hace basar gran parte de su éxito. Ejecución y pasaje al éxito pensado, meditado y trabajado por un señor, un novato de los banquillos, Borja Comenge, que parece entender el baloncesto con la sencillez con la que lo ejecutan sus jugadores y que sueña con fotografía bajo al almohada incluida, con un entrenador aterrizado en Manresa, novato también, que dicen que en 1998 hizo una gran labor.

Y para finalizar, los dos jugadores que más me han impactado. Por un lado, su base, Dominic Waters. La Bruixa d'Or parecía buscar un anotador para tal posición. Se rumoreó incluso el niño procedente de high school, Aquille Carr. Nunca supe de la veracidad de aquellos rumores. Finalmente se decantaron por este tipo, que había jugado Euroliga la pasada campaña con el Olimpia Ljubljana. Todo un acierto. El liderazgo, la capacidad de compromiso y de integración con el equipo, es digna de ser destacada. Sabe cómo dirigirse a los jóvenes, sabe cómo ser receptivo ante el coach. En “La que se nos viene encima” hablamos de alguien comprometido con los suyos y que raramente entraba a canasta hasta el aro, sino que prefería dejar un tiro corto en suspensión, por elevación, de momento imparable en los rivales que ha tenido en esta Liga Endesa.

http://espacioligaendesa.com/noticias/noticia/131/#.UmWgl3C-01g

Y ahora, la auténtica sensación: el danés de 18 años y 2.12 de estatura, llamado Rasmus Larsen. El jugador más valioso de la primera jornada (21 puntos, 13 rebotes y 5/5 en tiros libres). Seguido por el Joventut, fichado por Manresa tras sus destellos internacionales en categorías inferiores y a buen seguro vigilado también por el F.C. Barcelona desde hace varios años, con su principal entrenador de categorías inferiores hasta este verano, Borja Comenge, la irrupción de este pívot ha sido excepcional, por su intensidad en el rebote y su facilidad para anotar. El que tenga un amplio rango de tiro, incluso desde 3 puntos, con esa mecánica suave, perfecta (Christian Laettner style), le ha hecho tener un gran rendimiento. En Santiago estuvo algo más discreto, no anotando hasta la segunda mitad, pero realizando jugadas de verdadero mérito en poste bajo. El que el año pasado, ya en España, tuviera una larga y desesperante racha de lesiones, sobre todo en el hombro, hace que su irrupción en estas fechas, sea aún mayor.

Pues aquí les tienen. Desgranado, no parece que hablemos en absoluto de un conjunto que aspire a evitar las plazas de descenso. Es un equipo conjuntado, que ha encontrado con este trabajo previo la senda de la victoria y puede que esto les marque para el resto de la liga. Eso no lo sabemos aún. Lo que sí hemos de tener claro es que es una delicia verles jugar ahora mismo. La Bruixa d'Or, embrujando aficionados.