FIATC JOVENTUT, el reto de la paciencia y la esperanza

FIATC JOVENTUT, el reto de la paciencia y la esperanza

Antonio Rodríguez

Agustí Sans, base de 18 años, salta a la pista en el segundo cuarto, debutando así en la Liga Endesa. Aplausos de aficionados soltando puñados de ilusiones puestas en este nuevo producto de su cantera. En su primera acción, Agustí Sans inicia una jugada defensiva, marcando a Jacob Pullen mientras sube el balón. Muestra un excelente desplazamiento lateral y unos brazos larguísimos. Consigue arrebatar el balón al base estadounidense, algo muy poco habitual, acabando esa jugada en canasta para los locales. Los aplausos se multiplican. Más tarde, llegamos a los momentos decisivos del partido, a los primeros minutos del último cuarto, con los verdinegros intentando mantener una decena de puntos de diferencia. Salva Maldonado no cambia al chaval, aguantándole unos minutos más en pista de los que se les presuponía. No se siente intimidado ni por el ambiente ni por el rival . “Siempre he jugado con gente mayor y he cogido experiencia para tomar decisiones en la pista” confesaba este pasado verano en una entrevista. “Me gusta y me siento cómodo”. Sigue manejando el equipo a buen ritmo y es capaz de anotar con su zurda, precisas suspensiones que hacen soñar a la parroquia.

Sans es un base alto, buen manejador de balón y con esos larguísimos brazos puede resultar una pesadilla defensiva para todos sus rivales. Este ídolo de Sergio Llull, que como el base blanco, procede de Mahón, no desconoce el éxito, ni mucho menos. Él es uno de los protagonistas de esta generación del 95 del Joventut que ha ganado a nivel de clubes todos los campeonatos en su categoría junior (campeones, entre otros, del torneo junior paralelo a la Final Four de la Euroliga. ¿Recuerdan?). Tiene desparpajo y baloncesto. Una alegría más, un sello de identidad de tal cantera.

El FIATC Joventut echó por tierra una ventaja de 12 puntos a falta de menos de 5 minutos ante su eterno rival (72-60), el F.C. Barcelona, para acabar cediendo por 80-83. Un triple de Kostas Papanikolau más tiro libre adicional, un “alley-oop” de Joey Dorsey, junto a otro triple decisivo de Alex Abrines, hicieron añicos los deseos de los badaloneses por debutar con victoria en casa. Se retiraron a los vestuarios con un 0-2 en la clasificación, algo que no han hecho los verdinegros más que en 3 ocasiones anteriores en toda su historia.

Así es este FIATC Joventut. Para la bueno y para lo malo. La juventud que desata ilusiones, la juventud que pierde partidos ante entidades con más veteranía y más recursos. Es lo que tienen, es por lo que han apostado y a eso se aferran. Desde nuestro rincón de aficionado, les aplaudimos por tan arriesgado camino. Lo que sí tendrá este camino liguero son muchas incidencias, muchos altibajos, pero sobre todo mucho recorrido. Por eso, Badalona deberá tener paciencia con ellos. Un 0-2 no es buen arranque para un plantel tan parco en años. Necesitan de las victorias para tener la calma de trabajar a su ritmo, sin forzar, precipitarse ni crear ansiedad. Sobre todo, porque tienen calidad y así lo mostraron durante muchos minutos, a pesar de no contar con su nuevo estadounidese Nick Cochran ni uno de sus líderes espirituales, Tariq Kirksay. Fueron entregados, estuvieron acertados y tuvieron disciplina para manejar el choque durante muchos minutos a su antojo. Repetimos y subrayamos: tienen calidad.

Por su parte, el F.C. Barcelona aún se le ve equipo por conjuntar, con minutos en los que se pierden y bien que lo lamenta Xavi Pascual. Pero contaron con un juego interior a la que nunca pudieron llegar los hombres de Maldonado. En poste bajo Ante Tomic (13 puntos en menos de 16 minutos) y Macje Lampe (8 puntos en 21) hicieron un notable daño y Joey Dorsey (13 puntos con 6/6 en tiros de campo) recibía balones arriba, arriba, donde ninguno de los verdinegros podía llegar (la foto con la canasta de Tomic es elocuente). Esa fue la mayor debilidad local, su endeblez defensiva interior. Es un asunto a solucionar, aunque muchos pensarán que 'hay lo que hay, y con ello tiramos'. Lo que sí es cierto es que quizás nadie en la Liga Endesa, excepto el Real Madrid, tenga un potencial interior tan notable. Mientras, John Shurna anotaba triples, Sitapha Savane mostró su siempre valorado oficio. Y desde el puesto de base, Guillem Vives, que tuvo un discreto debut liguero en Manresa, siendo titular con todas las responsabilidades que ello conlleva ante un rival como los azulgranas, jugó a muy buen nivel.

0 victorias, 2 derrotas. Pero con mejores ojos, mejores sensaciones y pensar que esta larga caminata está llena de días de entrenamientos y sensaciones de mejora. Siempre fue una receta que en Badalona funcionó y del que siempre se ha nutrido nuestro baloncesto. Toca paciencia una vez más, pero también lugar a vaticinar buenos días en esta casa.