EL EQUIPO DE LA SEMANA: HERBALIFE GRAN CANARIA

EL EQUIPO DE LA SEMANA: HERBALIFE GRAN CANARIA

Antonio Rodríguez

Granca-Life es algo patentado. Una forma de pensar, de trabajar y de mentalidad para todo el que viene, dentro de un club con un sello muy especial. Granca-Life es una forma de gestionar un club acertando siempre con traer jugadores que hacen eso. ¿Eso? Expresamente eso que les falta o eso que haga que el rendimiento del resto se multiplique.

Herbalife Gran Canaria se ha erigido como el EQUIPO DE LA SEMANA en la Liga Endesa, tras derrotar en Vitoria al Laboral Kutxa (96-99) en la prórroga. Y con todo merecimiento. Puede que siga una racha psicológica de vencer a este mismo rival en el playoff de cuartos de final del año pasado, que tenían una batalla ganada. Pero tal gesta sucedió hace muchos meses, no fue vivido por Sergio Scariolo y ya es agua pasada. La victoria en la primera jornada de liga es simplemente un punto a favor en el casillero de esta carrera larga, pero sobre todo una imagen extraordinaria enmarcada en un gran escenario como el Fernando Buesa Arena.

Los dos primeros cuartos de los gran canarios fueron primorosos. Utilizando lo ya conocido, véase Xavi Rey, Eulis Báez, Brad Newley, Javi Beirán y Tomás Bellas, hicieron un baloncesto espléndido, con una sencillez que martilleaba. Rapidez y movimiento de balón perfectos, haciendo que todos sus pasos fuesen firmes, todo lo contrario a los vitorianos, que empezaron con mucha inseguridad. Y es que, fácil es ver cómo hace jugar Tomás Bellas y fácil es ver cómo anota Javi Beirán, máximo exponente de que este deporte se reduce a meter la bolita por el aro. Javi lo hace tan sencillo, tan Beirán, que embauca. Báez sigue siendo una joya en la pintura y desde el exterior. Maravilla de jugador que se le puede alternar en posiciones de ala-pívot o pívot nato, ante la sorpresa incluida de su entrenador, Pedro Martínez, que la pasada temporada mostraba esta sensación al tener que situarle como “5” tras la lesión de Xavi Rey.

El verdadero órdago del Herbalife vino en el segundo cuarto, cuando comenzaron las rotaciones. La seguridad que otorgaba Albert Oliver en sus acciones, la muñeca y la agresividad de Ben Hansbrough, la tarea de Ian O'Leary así como la brega y el acierto anotador de Nacho Martín dejaba perplejos a la concurrencia vitoriana. Sus rivales sacaron a la arena una profundidad de banquillo de total garantías, que les dejaba sin habla (31-47 en el minuto 19). Una profundidad que bien lamentaba Pedro Martínez no tener en las pasadas semifinales de la Liga Endesa ante el F.C. Barcelona. Esta temporada lo hay.

Si algo tienen en el Fernando Buesa Arena es raza, carácter y ese transcurrir de partido no podía durar mucho tiempo. Lamont Hamilton estuvo dominante durante algunos minutos y condujo la reacción local, junto a Nocioni y Causeur. Se pusieron por delante 66-64 por primera vez. Todo ello dio un último cuarto igualadísimo, un 72-79 a falta de menos de 2 minutos que parecía decisivo y que acabó casi en derrota, con un fallo en el tiro libre de Fabien Causeur, pues dejó el marcador con empate a 81 e indicando la vereda de la prórroga. O sea, que a punto estuvieron de perderlo los insulares. Amarraron en el tiempo extra con más sangre fría.

Creo que del Herbalife Gran Canaria vamos a tener oportunidad de hablar en muchas ocasiones en esta temporada. Pero que si no existen lesiones en este bloque, pueden aspirar a casi todo. Es una estructura ya hecha, juegan muy bien y las nuevas incorporaciones saben integrarse.

Recomendación a su afición: no les exijan. Esto es muy largo y pueden suceder mil vicisitudes. Pero sueñen, de verdad. Con este equipo tienen todo el derecho a hacerlo. Porque pueden llegar mucho más lejos de lo que marcan los teóricos límites del feudalismo Real Madrid- F.C. Barcelona. Es un gusto verles. Con sus sudaderas “Indiana Pacers type”, al igual que éstos, pueden ser más alternativa de lo que inicialmente podamos pensar. Las semifinales del año pasado no deben ser sorpresa. Son buenos de verdad.