REAL MADRID DA PRIMERO

REAL MADRID DA PRIMERO

Antonio Rodríguez

El Real Madrid se ha proclamado campeón de la Supercopa Endesa (79-83) por segundo año consecutivo. Al igual que la pasada campaña, el primer torneo oficial, aún estando dentro de los últimos coletazos de la pretemporada, los blancos se mostraron más contundentes como para asestar el primer golpe. Un golpe, eso sí, que cuando lleguen las fechas navideñas con el próximo Real Madrid-F.C. Barcelona, en esta ocasión en el Palacio de los Deportes de la capital, apenas tendrá ecos.

Tras una jornada de viernes en el que a ambos finalistas les salieron excesivamente bien sus partidos (Real Madrid, 19 triples convertidos) y a sus rivales, excesivamente mal, se llegó a la final del sábado tras, como confesó el periodista de Canal+, Antoni Daimiel, “el mejor concurso de triples que jamás había visto”, con la victoria del adolescente de 16 años Josh Ruggles (del que también aquí haremos un hueco). Y lo que mostró el partido fue un Real Madrid partía con ventaja por tener una plantilla conocida, estructurada, con muchas horas de entrenamientos juntos y con añadidos que serán importantes como el caso de Ioannis Bourousis, que realizó un muy notable partido, dando nuevas posibilidades al conjunto dirigido por Pablo Laso.

A su vez, el F.C. Barcelona, con las consabidas bajas por lesiones de Erazem Lorbek y Juan Carlos Navarro -permanecerán unas fechas aún en el dique seco-, se le vio que le faltan horas de entrenamientos y horas de partidos, para que sus nuevas adquisiciones se vayan conociendo entre ellos. Discretos Papanikolaou, Pullen y Dorsey, con un Bostjan Nachbar que lució en la semifinal lo que ensombreció en la final y un Macje Lampe, que entre canastas de verdadero mérito, tuvo errores en tiros abiertos, eran Marcelinho Huertas y Ante Tomic sus máximos exponentes, quienes más se conocen y con quienes nos frotamos las manos, porque desde ya podemos decir que jugarán mejor que el año pasado, ya que se vislumbra de forma muy descarada una conexión de dos jugadores tremendamente inteligentes como son ellos, que nos harán disfrutar a todos. Eso sí, a pesar de las caras nuevas, de las pocas fechas que llevan entrenando juntos los componentes del F.C. Barcelona, mostraron competitividad, recuperando desventajas para igualar el choque, sobre todo muy meritoria la reacción en los últimos minutos, que nos deparó los mejores y más acertados minutos de acierto y el máximo exponente del comentado Marcelinho-Tomic, teniendo posibilidades de victoria hasta el último minuto.

Por el Real Madrid, lo bueno es que se vio lo ya conocido por todos los aficionados de la Liga Endesa. Sergio Rodríguez sigue mandando y decidiendo como lo ha hecho en este último Eurobasket, con jugadas definitorias en los últimos instantes, Felipe Reyes sigue siendo devastador en poste bajo y en rebotes -cada vez más. En las comparaciones con cualquier otro “4”, su repertorio sale muy beneficiado respecto al resto-, Tremell Darden, mucho más encajado en la exigencia del “3” que quiere el Real Madrid, aún estando desacertado en algunos tiros, pero mostrando el bosquejo claro de lo que puede ser esta temporada y Llull, como director de juego nuevamente, repite intensidad y acierto ofensivo. Y lo de la intensidad fue importante, porque la inculca a sus compañeros desde el primero momento, como es costumbre en él y entre el primer y segundo cuarto, hasta la tangana entre Víctor Sada y Jaycee Carroll, que valió la expulsión del escolta madridista, que enfrió y descolocó a los jugadores de Laso por minutos, realizaron una muy brillante defensa -impropia a estas alturas de competición-, siguiendo el timón de su base. Y eso dice mucho de él y eso Laso lo sabe y lo explota.

Sobre la baja de un jugador como Mirza Begic, las características diferentes y muy positivas de Bourousis. Ioannis mostró una gran rapidez, ya conocida entre los aficionados al baloncesto, donde fue capaz de finalizar contragolpes como primer hombre, donde mostró sus habilidades en poste bajo y que la falta de acoplamiento le hizo ser indeciso en ciertas defensas de bloqueo y continuación, sobre todo al final para frenar a Tomic, pero que no hay nada que no cure un par de meses de entrenamientos y convivencia. Incluso en esas defensas sí mostró actividad permanente y rapidez desplazándose.

En definitiva, que donde falta rodaje, hubo intensidad, competición (que para eso son Barcelona y Real Madrid) y una imagen muy atractiva de ambos al que les falta un pespunte por aquí, fijar con más hilo algún botón por allá, para que los uniformes de ambos queden listos para lucir. Porque lucir, viendo el dibujo del boceto, lo van a hacer. En la Liga Endesa y en Europa.