EUROBASKET ESLOVENIA 2013: SERBIA, LA NUEVA REINVENCIÓN DE IVKOVIC

EUROBASKET ESLOVENIA 2013: SERBIA, LA  NUEVA REINVENCIÓN DE IVKOVIC

Antonio Rodríguez

A lo largo de los años, lo que parecía que más le gustaba a Dusan Ivkovic cuando tomaba el cargo de la selección serbia (cuando la tomó por primera vez, yugoslava), era hacer renovaciones. No fue él, sino su antecesor en el cargo, el mítico Kresimir Cosic, quien se atrevió a dar el paso con una generación de niños que no llegaban a los veinte años, y que acabaron haciendo historia con Yugoslavia, formando la selección más potente de su historia. Djordjevic, Paspalj, Kukoc, Radja o Divac fueron posteriormente tomados por Ivkovic, para convertirles en campeones de todo, junto al malogrado Drazen Petrovic.

Tras muchos años de éxitos, llegaron los sinsabores. 6 años de fracasos constantes eran demasiados para Serbia y volvieron a recurrir a Ivkovic como entrenador, que volvió a hacer limpia en la plantilla, dando oportunidades a jugadores como Milos Teodosic, Milenko Tepic, Noviça Velickovic, Ivan Paunic o Nemanja Bjeliça. Todas las dudas que había sobre ese -casi- nuevo plantel, se disiparon muy pronto, llegando nada menos que a la final del Eurobasket polaco en 2009. Lo que sucede, que la mecha de ese último proyecto, ha sido muy corta y poco ha durado su senda del éxito. No ya por los resultados que pudieran dar, sino por la poca química que existía en ese plantel con demasiados egos. Y sin pudor alguno, ha vuelto a renovar por completo el plantel.

Apoyado en un base, un alero y un pívot de varias participaciones ya (Stefan Markovic, Nemanja Bjeliça y Nenad Krstic), ha vuelto a buscar novedades. Y no ha ido emigrando por Europa, sino más bien buscando lo que había en casa, sin importar mucho lo que dijesen los documentos de identidad de los elegidos. Muchos de ellos son recientes veinteañeros (algunos, como Micic, ni eso). Pero todo lo que pueda restar la enorme inexperiencia de este grupo, al que a pesar de ello, a todos se le exige, lo puede dar la frescura, la intensidad y sobre todo, el compromiso con un entrenador, como ninguna otra selección.

Pianigiani tiene un sistema que funciona en Italia, haciendo virtudes de sus carencias. Y como funciona, sus jugadores van a muerte con él. Eslovenia posee 12 representantes que ven en Bozidar Maljkovic el hombre que les puede llevar a la gloria. Los serbios ven en Ivkovic un guía espiritual y deportivo, que ya ven, para empezar les ha clasificado como primeros de grupo para afrontar estos cuartos.

La curiosidad de nuestro rival hoy, es que han perdido los mismos enfrentamientos que los españoles (3 derrotas). Sin embargo, dos no han computado (Macedonia y Montenegro) por no haberse clasificado para la segunda fase. Esa inexperiencia mencionada, la pueden pagar a las alturas a las que estamos. Podemos hablar del descaro, cromosoma innato dentro de la genética del jugador serbio. Sin embargo, se van a enfrentar a nuestro Equipo Nacional, que no solamente es más veterano, sino que ha ganado partidos decisivos a puñados. Eso deberá notarse. Por eso los chicos que salten a la pista, tendrán una fe ciega en su entrenador, que también ha llegado a lo más alto (subcampeón olímpico también, como algunos de los españoles a los que se enfrentará hoy), porque él si posee la experiencia que a ellos les faltará.

El tener piernas jóvenes significa mayor frescura a las alturas que estamos de competición, y eso es una baza muy a favor de los serbios. Su sistema defensivo es muy notable y deberemos mover muy bien el balón para intentar zafarnos de defensas con cambios de asignación constantes, teniendo éxito en una agresividad constante. Tal defensa ha sido un sello que les ha marcado a lo largo de todo este Eurobasket. No esperaba menos de un entrenador que comenzó a aplicar a finales de los ochenta, la primera gran defensa en una selección yugoslava, que hasta entonces, vivía poco más que del talento ofensivo, que ya era mucho.

Reconozco que su base, Nemanja Nedovic, el jugador recientemente fichado por Golden State Warriors, posee un juego que me causa devoción. Está preparado y es capaz de todo. Va a ser uno de los grandes de Europa por su potencia y su convicción para utilizarlo. Y sobre todo, dependerán del referente Krstic, que si nosotros buscaremos nuestro faro guía en Marc Gasol, ellos también tienen en el actual pívot del CsKA Moscú en el hombre que basculará sus éxitos. Con los toques de calidad -y su enorme inconstancia- de Bjeliça,los demás serán obreros para un fin común. Es curioso que no tenga un elenco de tiradores brillantes. Pero por juventud en algunos casos, no los tienen. Será otra baza que deberá el equipo de Juan Antonio Orenga explotar.

Y las cartas están sobre la mesa. En este Eurobasket tan igualado, nada significará que el cuarto de un grupo consiga superar al primero del otro. Expectantes estaremos. Pero eso sí, nadie puede negar el tremendo mérito de esta nueva reinvención de Dusan Ivkovic.