PREPARADOS, LISTOS.

PREPARADOS, LISTOS.

Antonio Rodríguez

Real Madrid y F.C. Barcelona Regal tienen semanas atípicas. Los viajes y partidos, dos por semana entre Liga Endesa y competición europea, han dado paso a semanas de entrenamientos y entrenamientos ante la llegada del partido de fin de semana. Calma ante la próxima Final Four a disputarse en Londres. Aún así, esa calma sigue teniendo fechas marcadas en las jornadas ligueras. En la matinal del domingo, ambos equipos afrontaban sendos derbys frente al Asefa Estudiantes y el FIACT Joventut respectivamente y ambos tenían que mostrar un termómetro de su situación previa a la cita londinense.

En el Palacio de los Deportes, Real Madrid no se tomó el partido como uno de transición, sino que quiso dejar clara a la afición que estaban preparados para lo que viene en una semana. Su primer cuarto cargado de anotación (29-18) y la intensidad defensiva con la que salió tras el descanso, sacaron a relucir el listón que hay que saltar para superarles. Muy alto. Los blancos han sido un equipo que sacan a relucir su facilidad anotadora y hay que mostrar muchas virtudes defensivas para poder parar su contragolpe, sus jugadas para los tiradores y la inventiva e improvisación, esa que no se estudia en el vídeo, de sus bases. Y aunque Asefa Estudiantes nunca perdió la cara al choque, el equipo dirigido por Pablo Laso salió con sonrisa y satisfacción por el deber cumplido (93-82) al final de los 40 minutos y Sergio Llull encantado con una camiseta conmemorativa del Día de la Madre.

F.C. Barcelona Regal aún dejó menos opciones a los badaloneses (80-59). Cuando vimos en la rueda de calentamiento a Juan Carlos Navarro parecía que el partido y coger el avión a Londres a competir por el máximo cetro europeo, todo uno. Navarro disputó 12 minutos, estuvo en la dinámica blaugrana, dando el testigo de responsabilidad a sus jóvenes jugadores que, nunca se sabe, quizás deban sacar las castañas del fuego en un momento determinado. Marko Todorovic disputó un notable partido (12 puntos), con la colaboración también de Alex Abrines (10 puntos), todos al ritmo que marcaba Erazem Lorbek, que se antoja como pieza fundamental en el futuro inminente de los barcelonistas.

Y ahí están. Haciendo maletas cargadas de ilusiones para los aficionados españoles en general. CsKA Moscú mantiene la bandera de favorito, quizás más aún por el escozor del recuerdo de lo sucedido 12 meses atrás y a ellos muy probablemente haya que mirar a los ojos. Sea el representante español que sea, mucha suerte a ambos y que el O2 sea un pabellón especial, de esos que mantienen una parte de nuestros recuerdos por muchos años, por lo allí logrado.