JUGADOR ACTITUD AZUL: LUCAS NOGUEIRA

JUGADOR ACTITUD AZUL: LUCAS NOGUEIRA

Antonio Rodríguez

Hace pocas fechas, Lucas Nogueira, se declaró elegible para el próximo draft de la NBA. El actual pívot de Asefa Estudiantes tiene muchas virtudes por los que los equipos de la NBA suspiran. Ya le conocen, ya le vieron en entrenamientos particulares, en partidos con su selección en pistas estadounidenses, el Eurocamp de Treviso. Muchos lugares, muchas notas tomadas por scouters a los que no se les pasa una en los dos últimos años. Y por supuesto, en el Asefa Estudiantes.

Lucas Nogueira mide , lo que en USA dicen, 7 pies: 213 centímetros de estatura. Lucas Nogueira abre los brazos y su envergardura nos dice que miden 2.28 de un dedo corazón a otro. Y eso, cuando los levanta, un rival no mide: simplemente los ve interminables. De Lucas Nogueira saben en Estados Unidos que es muy coordinado, que tiene muy buenas manos y que corre muy bien la pista, virtudes perfectas para ser un hombre de confianza para poder darle un balón en un contragolpe: corre, puede atrapar el balón y sabrá qué hacer con él en velocidad. Todo eso ya lo vieron con libreta en mano en “Yankeelandia”. Sin embargo, lo que ha conseguido estas dos últimas campañas, sobre todo ésta última, es mucho más.

En la temporada 11-12 jugó tan sólo 4 partidos y anotó 12 puntos. 7 rebotitos en total y 4 tapones. En esta, los 30 choques disputados, 6 titularidades, más de 13 minutos de media y casi 5 puntos, asegurando más de un tapón en sus pocos minutos aún. No son números descollantes, sin embargo, sí que denotan hambre y progresión. Olvidemos los números.

Lucas Nogueira, como buen jugador brasileño, muestra movimientos gráciles y suaves. Su muñeca, por ejemplo, lo es. El “soft touch” para las suspensiones es muy destacado. Sobre todo, sobre todo, porque le servirá para tener un buen porcentaje en tiros libres a lo largo de su carrera. Aún está en un 67%, pero su mecánica es suave, sencilla y a buen seguro que irá mejorando esos números. Nogueira, como hombre alto, sabe que el tiro que más veces realizará a lo largo de su carrera, es el tiro libre y no se conformará con los porcentajes actuales.

De su capacidad intimidatoria ya se ha mostrado más que sobrado en esta Liga Endesa. Es capaz de taponar al hombre que marca, no necesita ir a la ayuda. Su virtud de poder llegar muy, muy arriba, le hace desviar balones a una altura casi inalcanzable para muchos. Es su mejor faceta, por timing, por instinto a la hora de posicionarse y porque no deja de ser una jugada habitual para él. Para las mejores acciones de la semana quedan balones que rebaña bajo canasta y los hunde en el aro. Quizás el aprender a crearse movimientos contundentes en ataque en uno contra uno -el gancho en suspensión puede ser una gran opción para él-, sería una próxima asignatura pendiente, quizás para ser ser alguien destacado en NBA más adelante.

Su enorme proyección, su enorme progresión que implica ambición y disciplina, le hacen ser jugador Actitud Azul. Pero, ¿saben lo mejor de todo? Que Lucas Nogueira, al día de hoy, está jugando en España, en la Liga Endesa. Ver físicos así, por desgracia, no podemos disfrutarlos ni mucho tiempo ni con la frecuencia que quisiéramos. Son físicos de otra galaxia, de galaxia NBA. Así que como ferviente recomendación, aquí va una: vayan a verle. De verdad. Son jugadores que consiguen cosas que para otros son inalcanzables. Y eso suele generar una admiración importante entre los aficionados que pueblan las gradas. Creo que haga lo que haga, de el salto este verano, permanezca alguna temporada más en la calle Serrano, a Lucas Nogueira hay que disfrutarle ya HOY. Como aficionados, es nuestra obligación. Como amantes del baloncesto, nuestra satisfacción.