CAJASOL Y EL PÉNDULO DE LATAVIOUS

CAJASOL Y EL PÉNDULO DE LATAVIOUS

Antonio Rodríguez

Cajasol pudo tomar un respiro en la última jornada, tras ganar al FIATC Joventut (87-80) un encuentro a base de mucha casta. Un último cuarto en el que se vieron obligados a anotar 30 puntos, 13 más que el rival para salir victoriosos. Y se pudieron tomar aire porque tal resultado venía precedido de cuatro derrotas consecutivas. Cuatro derrotas que ponían al equipo de Aíto García Reneses en el disparadero entre los clubes que intentan evitar las dos plazas de descenso (2 victorias por encima). Como nos confesaba Leo Mainoldi la pasada semana, “el que haya más equipos en la lucha por evitar los últimos puestos, siempre beneficia”.

“Lo que tenemos que entender, es que este Cajasol es un proyecto de futuro”, declaraba Juan Llaneza, el director deportivo del club sevillano. Es cierto que la plantilla es excesivamente joven. Mucha calidad, pero muy joven. Y quizás no sea la mejor receta como para competir en la crudeza de los últimos puestos que exige la Liga Endesa.

El líder de la plantilla y el máximo anotador es Tomas Satoranski (12.7 puntos), el jugador checo que sigue estrechamente vigilado por los equipos NBA, y que está mostrando esta campaña un salto cualitativo evidente en cuanto madurez y capacidad de liderazgo (¿no les recuerdan algunos de sus gestos a Dejan Bodiroga?). Pero tal líder cuenta con 21 años. Añadan a Beka Burjanadze (19 años), Ondrej Balvin (20 años), Joan Sastre (21 años), Nikola Radicevic (19 años) y el recientemente presentado en sociedad con un buen mate ante el Real Madrid culminando un contragolpe, Kristaps Porzingins, un prodigio de 17 años con una coordinación y unos fundamentos fuera de lo normal para 2.11 de estatura.

“Aíto nos deja mucha libertad a los jóvenes. Entrenamos mucho, pero luego en el campo nos deja maniobrar libres” contaba recientemente Tomas Satoranski, intentando explicar con mucha modestia, los galones adquiridos bajo la tutela de uno de los entrenadores más laureados de la Liga Endesa. Aíto García Reneses confía en la gente joven. Siempre lo hizo. Sólo que quizás este año deba arriesgar más con ellos, porque es lo que tiene.

“El presupuesto del equipo es el que es y en eso nos tenemos que manejar”. Y con esta máxima, Juan Llaneza tiene que afinar a la hora de fichar jugadores. Jóvenes para sobrevivir hoy, estrellas futuras para brillar mañana. Y todo ello, desde las vistas que da un balcón modesto como es el Cajasol. Ejemplo: el serbio Nikola Radicevic. Fue el jugador más valioso del torneo de Mannheim el pasado año (mundial de selecciones sub-18 oficioso que se disputa en la población alemana). Base con gran categoría, enorme talento y madurez para ordenar cualquier equipo. “Con Radicevic tuvimos mucha suerte” recuerda Juan Llaneza. “Él pertenecía al Partizán de Belgrado y claro, le tuvimos que avisar que inicialmente no tendría muchos minutos en ACB. Pero nos contesto a las pocas fechas y aceptó la oferta”. Construir para el futuro. Y el futuro, pinta brillante.

Llaneza se lamentaba de los problemas que han tenido con Latavious Williams. “Era el jugador que queríamos ya en pretemporada. Pero rechazó nuestra oferta porque quería probar en el training camp con un equipo de la NBA. Volvimos a la carga con él cuando sustituimos a Buckman, pero tampoco pudo ser y acabamos por fichar temporalmente a Robert Dozier, del que ya sabíamos los problemas de salud de su padre. Cuando Dozier tuvo que volver a Estados Unidos, al fin pudimos fichar a Latavious”.

La aportación del ala-pívot estadounidense ha marcado el trayecto del conjunto sevillano. Latavious Williams tuvo un impacto inmediato, que se tradujo en victorias y la mejor racha sevillana de la temporada (11.3 puntos y 6.9 rebotes). Ganaron con él seis de sus 8 primeros partidos, hasta que cayó lesionado (edema óseo en su rodilla izquierda, con una previsión de 6 a 8 semanas de baja iniciales). Aunque el club estaba contento con el rendimiento de los jugadores, las victorias no llegaban. Las cuatro derrotas mencionadas vienen con su ausencia, y un sustituto, Pops Mensah-Bonsu que al no haber jugado partidos oficiales en toda la campaña 12-13, venía fuera de forma. Latavious puede regresar este fin de semana, para alivio y regocijo de los aficionados del equipo.

“Estamos bien, entrenamos bien. Y ahora con Latavious, la racha va a cambiar” contestaba Tomas Satoranski tras perder ante el Real Madrid hace un par de semanas. “Pero ahora, claro, jugamos contra el Barcelona, viajamos a Madrid...son partidos complicados”. La racha victoriosa se ha iniciado ante el FIATC Joventut. Ahora les tocan partidos de “su liga”, que serán decisivos para el devenir del equipo. Buena cara ante las derrotas porque son conscientes del trabajo bien hecho. Y con ello, los resultados deben llegar. San Pablo ha estado acostumbrado a victorias durante muchos años. Aíto es buen “Von Karajan” para que el concierto acabe con ovación. En sus manos se encomiendan.