BLUSENS MONBUS, EL ESTANDARTE DE GALICIA

BLUSENS MONBUS, EL ESTANDARTE DE GALICIA

Antonio Rodríguez

OAR Ferrol, Breogán Lugo, Ourense y Obradoiro han sido los representantes gallegos a lo largo de la historia de la Liga Endesa. Galicia siempre fue una región con gran tradición baloncestística y nos ha dejado muchos recuerdos desde la andadura de esta competición, allá por la temporada 83-84. De hecho, esta liga Endesa ha estado huérfana de equipos gallegos en las temporadas 87-88, 98-99, 06-07, 07-08, 08-09 y 10-11. Todo ello, cuando llevamos ya 30 temporadas.

En la actualidad, es el Blusens Monbus su único representante, su estandarte. Y esta liga no se puede permitir ausencia de alguno de ellos, región volcada totalmente con el baloncesto. Como pudimos apreciar en el SAR el pasado Domingo, el reclamo de la afición es muy potente. Galicia gusta del baloncesto tanto como el baloncesto disfruta de esta tierra. Lo que durante 6 temporadas (desde la 89-90 a la 94-95) tuvieron tres representantes, ahora el único reducto está en Santiago de Compostela. Eso sí, afianzándose.

Tras su feliz regreso la pasada campaña, la plantilla de Moncho Fernández (compostelano, como el resto del cuerpo técnico) sigue creciendo jornada a jornada. Con el pistoletazo de salida, su única meta era no descender. Sin embargo, ya acariciaron la Copa del Rey y solamente una derrota en Badalona en la última jornada que nominaba sus candidatos, les dejó fuera. Ahora, con la recta final de la liga regular, están entre los ocho primeros y con sus miras puestas en los playoffs. Allí , todos hablan que en la última jornada les visita el Uxue Bilbao, porque allí todos se saben el calendario. Y como intuyen que estarán en la lucha por la gloria de un puesto en las eliminatorias finales, respiran porque los bilbaínos a esas alturas, tendrán todo decidido y su puesto asegurado. Se antojan asequibles.

Se han repuesto a las lesiones del base Andrés Rodríguez, máximo asistente de esta Liga Endesa (6.2 de promedio por partido) que les hizo tener un bache con cuatro derrotas consecutivas entre Enero y Febrero. Añadir la baja durante varias jornadas en el arranque, por la grave lesión de su estadounidense Robbie Hummel, al que costó coger la forma. El primero ha vuelto a tomar la manija del equipo con el mismo éxito del primer día y el otro, novel en la competición, se va habituando a su ritmo hasta el punto de mostrar su carácter ganador y mostrarlo con triples decisivos en el último envite ante el F.C. Barcelona Regal. Hummel viene de Purdue, en el estado de Indiana. Y créanme que eso curte.

Fueron noticia porque renovaron esta semana a Pavel Pumprla, que tan buen rendimiento está ofreciendo. “Lo difícil no es renovarle. Lo difícil fue ficharle” comentaban por allí. La solidez de otro gran tiplista como Ben Dewar (41 % en lanzamientos triples), artífice de victorias sobre la bocina como la última cuajada en el Centro Insular de Las Palmas de Gran Canaria, muestran una decoración magnífica, con el líder perimetral en la figura de Alberto Corbacho, el auténtico “Rifleman” de la Liga Endesa (está anotando 3.3 triples por partido. El pasado domingo, anotó 5), jugador cuyo atractivo, con ese instinto asesino desde la línea de los 6.75, le ha hecho está en la órbita de Juan Antonio Orenga de cara a defender los colores de la selección nacional el próximo verano en el Eurobasket de Eslovenia.

Levon Kendall tuvo un período de adaptación en este conjunto desde su periplo de Adecco Oro. Ahora, junto a Corbacho, es el mayor baluarte anotador. Tipo serio, polivalente, mucho más duro en la lucha por el rebote desde que llegó a Santiago de Compostela, tiene no solamente la estampa de tipo integrado, sino de ser uno de los jugadores más consolidados y líder espiritual del grupo. Y para finalizar, Salah Mejri, el jugador que elegimos como el “jugador Actitud Azul” la pasada semana. Del tunecino ya se ha hablado aquí. Sus exhibiciones cada vez tienen más continuidad.

¿El resultado de todo este crisol de jugadores importantes? Pues dan como resultado una estadística muy destacada: hasta 8 jugadores han llegado a ser los máximos anotadores del equipo. Ocho jugadores diferentes. Muy pocos lo pueden decir. Y todo esto, desde la mayor sensatez económica: “Ningún equipo con menor presupuesto que nosotros, está más arriba en la clasificación”, cuenta uno de los protagonistas de la gerencia. Orgullosos de ello, porque muestra el resultado del trabajo bien hecho. Este próximo Domingo, este Obradoiro, este Blusens Monbus visitará al Real Madrid en su Palacio de los Deportes. Los madridistas, exhaustos tras disputar dos duros partidos ante el Maccabi Tel Aviv en los dos primeros envites de los cuartos de final de Euroliga, tendrán un muy duro rival en los compostelanos. Porque ellos también tienen meta: los benditos playoffs, esos que los otros tres representantes gallegos han llegado a saborear y que los de Moncho Fernández están ansiosos por degustar, ahora que son el único estandarte existente en estas baloncestísticas tierras gallegas.